Manos firmando documento

La empresa pública de radiodifusión australiana ABC vive un momento de crisis después de que el consejo directivo decidiera remover de su cargo de directora general a Michelle Guthrie con fundamento en una cláusula del contrato que indica que puede darse esta remoción sin existir causa justificada para ello y sin necesidad de compensación.

Se trata de un contrato desventajoso que, sin embargo, fue firmado por Michelle Guthrie, de profesión abogada y quien se ha desempeñado en cargos de alto nivel, incluso en las empresas de Robert Murdoch, conocido por sus prácticas poco ortodoxas en los negocios.

Por lo anterior, Michelle Guthrie declaró a los medios que, pese a la existencia de la referida cláusula, está considerando sus opciones legales: “Mientras que mi contrato permite que el consejo de por terminado mi nombramiento sin causa y con efecto inmediato, creo que no hay justificación para que el consejo active la cláusula de terminación. Estoy considerando mis opciones legales”.

Independientemente de las causas (se cree que se debe a que se quedó sin apoyo tras la salida de Michael Turnbull como primer ministro), ya se empieza a especular sobre un posible proceso laboral.

Para Justin Milne, presidente del consejo de ABC, la existencia de la cláusula de remoción en el contrato laboral firmado significa que la directora no debe haber hecho algo en lo particular, sino que simplemente se le puede remover si se desea un cambio de rumbo en la administración de la empresa.

Michelle Guthrie, por su parte, deberá probar que hubo incumplimiento de contrato por parte de ABC, argumentando que, si no había incurrido en errores o en conductas negativas, el consejo no tenía derecho de removerla.

Pese a que Milne declaró horas después del anuncio de la remoción de Guthrie que ella “ha hecho un buen trabajo y el consejo está muy feliz con muchas, muchas de las cosas que hace”, de iniciarse un proceso sería llamado a explicar la causa por la que decidieron activar la cláusula de remoción. Ciertamente la pérdida de apoyo político del gobierno en funciones no sería una causa bien vista.

La Australian Broadcasting Corporation, ABC, es una corporación de radiodifusión pública de Australia cuyo esquema de operación es semejante al de la BBC en el Reino Unido, en donde, a pesar de ser pública, editorialmente es independiente del gobierno, como lo obliga la Ley de la Corporación de Radiodifusión Australiana de 1983.

Un interesante caso que nos ayuda a vislumbrar cómo funcionan otros sistemas jurídicos.

Más información smh.co.au

miabogadoenlinea.net