Pitola

El lunes de esta semana inició en Francia el proceso penal por el homicidio de una millonaria heredera de Mónaco en el que su yerno es el principal sospechoso, asegurándose que contrató a los gatilleros que cometieron el crimen.

Se trata del homicidio de Hélène Pastor ocurrido en Niza, Francia, cuando el 6 de mayo de 2014 el automóvil en que viajaba rumbo a su casa en Mónaco fue atacado por dos hombres que dispararon armas de fuego hiriendo al conductor y a la señora Pastor. El chofer falleció pocas horas después en el hospital y Hélène Pastor cayó en estado de coma. Días después, habiendo recuperado la conciencia, Hélène Pastor dijo a los investigadores con los que habló: “Tengo miedo, quiero volver a verlos porque tengo más que contar”, pero no pudo hacerlo y falleció el 21 de mayo producto de las heridas.

Poco después, la policía francesa detuvo a dos hombres sospechosos del homicidio, en lo que sostienen que fue producto de un acuerdo de asesinato orquestado por Wojciech Janowski, el yerno de Hélène Pastor.

Wojciech Janowski, de 69 años y nacionalidad polaca, ha estado casado con Sylvie, hija de Pastor, durante 28 años. Graduado de la Universidad de Cambridge, era director de una empresa de nanotecnología y de una petrolera y tenía a su cargo varias organizaciones de beneficencia. Pese a que tenía buena reputación, la fiscalía sostiene que sus negocios no iban tan bien como deseaba y que, aunque tenía acceso a los 500,000 euros mensuales que Hélène entregaba a su hija, quería tener acceso a la inmensa fortuna. Pastor era heredera de un emporio de construcción y bienes raíces levantado por su abuelo de nacionalidad italiana y que está valuado en 12 mil millones de euros.

Interrogado por la policía, Janowski aceptó haber ordenado el homicidio, pero luego se retracto de esa confesión diciendo que había entendido mal la pregunta.

Los dos detenidos por la policía son Samine Said Ahmed, de 28 años, quien también está siendo procesado, y Al Hair Hamadi, de 35 años, acusado de haber vigilado mientras se cometía el crimen.

La fiscalía dice que tienen suficiente evidencia pues los dos hombres dejaron un rastro bastante visible. Así, cámaras de video en Marsella, donde vivían los sospechosos, los muestran comprando teléfonos celulares y abordando un tren rumbo a Niza donde encontraron rastros de sus ADN en una botella que dejaron en el hotel.

Además, fueron captados esperando a Hélène Pastor en la acera opuesta al hospital en Niza en el que la víctima visitaba a su hijo el día de los acontecimientos. A ese lugar los sospechosos llegaron en taxi pues no pudieron comprar una moto para organizar su huida.

“Es la primera vez que vemos a homicidas usar un taxi para llegar a la escena del crimen. Hicieron todo lo que no debes hacer”, declaró a los medios una fuente cercana a la investigación.

Como parte de las investigaciones, un mes después del homicidio la policía interrogó a Pascal Dauriac, entrenador personal de Janowski, quien admitió haber organizado el homicidio por medio de su cuñado quien contrató a los homicidas.

“Janowski me engañó… Dijo que su suegra era un monstruo”, declaró Dauriac, de 49 años, a la policía, agregando que Janowski estuvo vigilando en el lugar de los hechos y que quería que el hijo de Pastor, su cuñado, también fuera asesinado.

La fiscalía expone que Janowski gastó 25,000 euros en la contratación de los homicidas.

Este proceso tiene todos los ingredientes para convertirse en un suceso mediático en Francia. Sólo esperemos que la justicia prevalezca y no el veredicto de la opinión pública.

Más información france24.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net