Manifestaciones en McDonald’s en contra del acoso sexual

Logo de McDonald's

Ante las oficinas generales de McDonald’s en Chicago, Illinois, el día de ayer hubo una manifestación en contra del acoso sexual en la empresa y en sus franquicias y la forma en que se manejan las acusaciones presentadas por las empleadas.

Asimismo, en 10 ciudades de los Estados Unidos, entre ellas Miami y Los Ángeles, empleadas de algunos McDonald’s dejaron sus puestos de trabajo a la hora de la comida para protestar por la inaplicabilidad de las políticas contra el acoso sexual, exigiendo que se establezcan procedimientos para recibir y responder a quejas de acoso; entrenamiento obligatorio en contra del acoso para administradores y empleados; y, la creación de un comité nacional que revise las quejas de acoso, conformado por empleados, representantes de las franquicias y del corporativo y líderes de grupos nacionales de mujeres.

Las acciones están siendo motivadas por las quejas que 10 empleadas presentaron el pasado mes de mayo por acoso sexual ante la oficina de igualdad de oportunidad en el empleo, US Equal Employment Opportunity Commission (EEOC). Las empleadas se quejaron de actos como uso de lenguaje vulgar, manoseos y propuestas de acercamientos sexuales.

Las manifestaciones están apoyadas por Fight for $15, la organización que está impulsando las iniciativas para que se incremente a US$15 el pago de la hora trabajada en las tiendas de comida rápida, y por el fondo legal Time's Up Legal Defense Fund que ha ayudado a financiar algunas acciones legales tomadas por empleadas por casos de acoso sexual en las franquicias de McDonald’s’. Time's Up Legal Defense Fund fue creado por algunas mujeres de Hollywood que forman parte del movimiento #MeToo y cuya finalidad es ayudar a las empleadas de bajos ingresos a financiar sus quejas y denuncias.

Conforme con información publicada por la BBC, desde 2016 han sido 25 empleadas quienes han presentado quejas ante el organismo laboral US National Labor Relations Board, señalando que sus denuncias por acoso han sido ignoradas por la administración de la empresa, han sido objeto de burla o bien se han tomado represalias.

El Culinary Institute of America reveló que la mayoría de las posiciones de administración de la empresa están siendo desempeñadas por hombres, lo que podría generar ambientes de trabajo en los que las situaciones de acoso sexual sean ignoradas, toleradas o incluso normalizadas.

Lo anterior coincide con la encuesta efectuada en 2016 por Hart Research Associates, según la cual el 40 por ciento de las mujeres que laboran en empresas de comida rápida, no solo McDonald’s, han reportado haber sido víctimas de acoso sexual laboral.

Las conductas de acoso más frecuentes son bromas de índole sexual, chistes, comentarios o preguntas sobre intereses sexuales, abrazos y tocamientos no deseados y conversaciones no deseadas sobre aspectos de sexualidad.

Según esta investigación, el 45 por ciento de las mujeres señaló haber desarrollado problemas de salud derivados del acoso, como depresión, ansiedad o insomnio.

La mayoría de las encuestadas dijeron que habían tratado de evitar a sus acosadores, pero solo 4 de cada diez reportaron la situación a sus supervisores.

Berenice Yeung, una periodista que ha investigado el abuso sexual entre trabajadores de bajos ingresos, citada por Vox.com, dice que la precariedad financiera es el aspecto central de la prevalencia de acoso en el lugar de trabajo: “Como conserjes, trabajadoras agrícolas y trabajadoras domésticas me han dicho, tratar de mantener a sus familias con exiguos salarios significa que es difícil quejarse sobre acoso sexual dado que eso puede poner en riesgo sus trabajos que son sus líneas de seguridad financiera”. Así, para estas trabajadoras, el riesgo de quejarse es simplemente demasiado elevado.

Al respecto, Andrea Abate, vocera de McDonald’s declaró lo siguiente: “Tenemos políticas, procedimientos y capacitación designadas específicamente para evitar el acoso sexual en nuestra empresa y en los restaurantes propiedad de la empresa”.

La vocera señaló que existen iniciativas para involucrar a expertos ajenos a la empresa para involucrarlas en el mejoramiento de esas políticas en McDonald’s y que incluye a expertos de Seyfarth Shaw at Work, el despacho de abogados que está defendiendo a Weinstein Company, y de RAINN, Rape, Abuse and Incest National Network, una organización sin fines de lucro que promueve el fin de la violencia sexual.

Si bien muchos opinan que estas manifestaciones son el reflejo del movimiento #MeToo en la industria de comida rápida, hay quienes opinan que muestran las primeras etapas de lo que se necesita para reducir el acoso sexual y asegurar consecuencias a los perpetradores.

Más información vox.com/ cnbc.com/ bbc.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net

Additional information