Por prohibición de película de romance lésbico, directora demanda a Kenia

Claqueta de cine

La directora de cine keniana Wanuri Kahiu, presentó la semana pasada una demanda ante el Tribunal Superior de Kenia para que se levante la prohibición a su película Rafiki y pueda ser registrada como candidata al Oscar como mejor película de lengua extranjera.

Rafiki, que en suajili significa amiga/o, narra la historia del romance entre dos jóvenes mujeres. Es una película basada en el relato corto de 2007 Jamabula Tree de la premiada escritora ugandesa Monica Arac de Nyeko.

Durante el pasado Festival de Cannes, en mayo de este año, la película fue exhibida, pero en Kenia no ha podido ser vista ya que la Oficina de Clasificación Cinematográfica la vetó por promover el lesbianismo. Esto en un país en donde las relaciones entre personas del mismo sexo siguen siendo tipificadas como un delito, con penas de prisión de hasta 14 años.

Para calificar como candidata al premio Oscar en la categoría de mejor película extranjera, el filme tiene que haber sido proyectado en su país antes del 30 de septiembre o de lo contrario la película no podrá ser registrada.

Para tratar de lograr el registro, la directora Wanuri Kahiu y la organización Creative Economy Working Group presentaron una demanda en contra de la Oficina de Clasificación Cinematográfica de Kenia, KFCB por sus siglas en inglés, y de su director Ezekiel Mutua.

En la demanda piden que se levante la prohibición impuesta para que la película pueda ser enviada como candidata a los Oscar y que las secciones que limitan la libertad de expresión y la creación artística de la ley que regula las artes visuales, Films and Stage Plays Act de 2012, se declaren inconstitucionales.

Además, solicitan una compensación de 8.5 millones de chelines kenianos (US$ 84,217) por pérdidas económicas por no haberse podido distribuir la película y por pérdida de patrocinios.

Sobre la presentación de la demanda, los abogados que representan a los demandantes, Waikwa Wanyoike y Sofia Rajab-Leteipan, declararon: “Si este asunto no es clasificado de urgente y escuchado con carácter prioritario, sería nulo porque la película de la señora Kahiu quedaría fuera de la competencia”.

En la demanda exponen que el guion original de la película fue enviado a la KFCB y que el director les otorgó una licencia en febrero del año pasado, lo que fue una especie de apoyo a la película. Así, cuando en abril de este año la presentaron para su clasificación, no esperaban que su distribución y proyección quedara prohibida.

En la documentación legal señalan que la KFCB les exigió que cambiaran el final y en lugar de una canción de amor proyectaran una escena de arrepentimiento como señal de que el lesbianismo es contrario a los valores de Kenia.

“Haber acatado la decisión del KFCB en ese momento hubiera sometido el tema de la constitucionalidad de la restricción, por encima de la administración de justicia”, declararon los abogados.

Gwilym Mumford, crítico de The Guardian, calificó la película como “predecible”, pero, dijo, “lo compensa en su descripción del vertiginoso rubor del primer amor”.

“Esta es una historia que posiblemente ha sido contada antes, seguro, pero nunca antes en este contexto. Solo eso es motivo de celebración”, concluye Gwilym Mumford su opinión sobre Rafiki.

Más información allafrica.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net

Additional information