Mazo judicial

El Consejo de Estado de Países Bajos, Raad van State, máximo tribunal en materia administrativa, concluyó que las reglas impuestas a los administradores de los burdeles en Ámsterdam son, en su mayoría, legales.

Las reglas fueron establecidas por el alcalde Eberhard van der Laan, fallecido en octubre de 2017, con la finalidad de otorgar mayor protección a quienes ejercen la prostitución y tratar de evitar que los burdeles sean ocasión de tráfico de personas. Este mismo alcalde prohibió en 2012 fumar marihuana en las escuelas y, en 2016, las beer bikes en el centro de Ámsterdam.

Las reglas respecto de los burdeles fueron recurridas por los administradores por imprácticas y desechadas en parte por tribunales inferiores por lo cual el alcalde Eberhard van der Laan, poco antes de fallecer, presentó una apelación.

Al respecto, el Consejo de Estado concluyó esta semana que la mayoría de las reglas impuestas a los administradores de los burdeles en los que las personas que practican la prostitución rentan ventanas, pueden ser aplicadas, como la edad mínima de 21 años para ejercer la prostitución.

Otra regla que se mantiene es la obligación de los administradores de entrevistar a quienes rentan las ventanas para tratar de identificar casos de tráfico de personas. Sin embargo, concluyó que no tienen obligación de revelar cierta información obtenida de esas entrevistas a los inspectores.

La obligación que se imponía a los administradores de burdeles de permanecer a 12 minutos de distancia del burdel para hablar con los inspectores se desechó por ser muy estricta, así como la regla que los responsabilizaba de mantener limpios los cuartos y los juguetes sexuales.

Cuando la prostitución se legalizó en los Países Bajos en el año 2000 se pretendía crear una industria del sexo “limpia” en donde los trabajadores sexuales pudieran ganar su dinero sin necesidad de que pasara por las manos de otra persona. El objetivo no se ha cumplido pues el país sigue siendo un destino importante para traficantes de personas. Por ello, Ámsterdam optó por endurecer las reglas.

La decisión de esta semana dictada por el Consejo de Estado es firme por no aceptar recurso en contra por lo que los administradores de estos lugares en el distrito rojo de Ámsterdam tendrán que sujetarse a las reglas.

Más información dutchnews.nl

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción total o parcial concediendo crédito a miabogadoenlinea.net