Símbolos de salud

El pasado domingo, el Tribunal Superior de Israel ordenó al gobierno permitir la entrada de cinco mujeres parientes cercanas de miembros de la organización terrorista Hamas a territorio israelí para recibir tratamiento médico contra el cáncer.

La petición fue realizada por estas mujeres porque el gobierno ha reforzado la política de prohibir la entrada al territorio de parientes en primer grado de integrantes de Hamas como medida para forzar a dicha organización la entrega de los cuerpos de dos soldados israelís y de dos ciudadanos israelís que entraron a Gaza después del conflicto que inició en 2014. Desde 2007, Hamas ha estado en control de Gaza.

Las mujeres peticionarias sufren cáncer y en Gaza no hay instalaciones médicas con la capacidad de proporcionarles el tratamiento que necesitan. Por este motivo, el pasado mes de junio, treinta y un oncólogos firmaron una petición a las autoridades de Israel para que se relajara la política y se permitiera que los habitantes de Gaza reciban tratamiento médico adecuado, haciendo hincapié en que el cáncer se puede tratar si se detecta a tiempo. Así, explicaron que hay 45 pacientes que han esperado, incluso, hasta seis meses para recibir tratamiento contra esa enfermedad.

Inicialmente el estado había sugerido que las peticionarias fueran llevadas a otro país, pero los costos de estos traslados eran exorbitantes. Por ello, la fiscalía sugirió que se les permita el ingreso a Israel en donde hay hospitales con capacidad para proporcionarles el tratamiento.

Al dictar su decisión, el juez Uzi Fogelman hizo notar que, aunque no falta razón para que el gobierno quiera hacer todo lo posible para asegurar el regreso de los prisioneros, “este propósito no puede justificar un acuerdo que niega la posibilidad a un familiar de un miembro de Hamas de recibir en Israel un tratamiento médico que pueda salvarle la vida”.

Además, señaló que las cinco mujeres no representan riesgo para Israel.

Si bien la decisión fue bien recibida por organizaciones de derechos humanos, la ocasión fue aprovechada para criticar la política del gobierno israelí de la que en su momento dijeron que marcaba “una nueva y vergonzosa vileza en el castigo de Israel a los residentes de Gaza”.

Por su parte, el legislador del partido de derecha Casa Judía, Bezalel Smotrich, dijo que la decisión del juez Fogelman demostraba una “falta de responsabilidad mostrada por los jueces respecto de la seguridad del estado”.

Para este legislador, la decisión es “un activismo con esteroides sin bases legales” y lo llamó un “terrible y peligroso acuerdo para liberar a terroristas”.

El pasado mes de enero, los familiares de uno de los soldados fallecidos en Gaza en 2014 y cuyo cuerpo no les ha sido entregado, Hadar Goldin, presentaron ante el Tribunal Superior una petición para que el gobierno ejecutara el plan de acción acordado en enero de 2017 para presionar a Hamas la entrega de los cuerpos de los soldados. En respuesta a esta petición, el gobierno se comprometió a reforzar la política y a no permitir ni por razones humanitarias el ingreso a Israel de los familiares en primer grado de miembros de Hamas. Desde entonces, estas personas no han podido ni visitar a sus familiares en prisión ni recibir tratamiento médico.

Más información timesofisrael.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net