Mientras en México se anuncia con bombos y platillos que ya están disponibles en Google Street View algunas de las ciudades más grandes del país, se da a conocer que en Suiza se está presentando una demanda en contra de este servicio por vulnerar las leyes de privacidad de los suizos.

Google argumenta que existen medidas de seguridad establecidas en el programa en donde las placas de los vehículos así como las caras de las personas fotografiadas se ven borrosas a fin de evitar identificaciones y que existe un mecanismo por el que cualquier persona puede solicitar que su casa, por ejemplo, sea retirada o sea vea borrosa en una fotografía.

En un comunicado la empresa dio a conocer que la oficina de privacidad Suiza revisó las condiciones del servicio y que estuvo de acuerdo en agosto pasado. Pero las autoridades suizas respondieron que nunca dieron su consentimiento expreso y que esta demanda obedece a la queja de más de cien personas.

No se trata del primer país en inconformarse con Google Street View. Ya lo hizo Alemania, Grecia y la Gran Bretaña entre otros.

En entrevista concedida a El País, Nicole Wong, vicepresidente mundial del departamento jurídico de la empresa precisó que las imágenes de Street View son propiedad de Google por lo que ellos tienen la capacidad de retirar imágenes que algún usuario considere que vulneran su privacidad, pero que no sucede lo mismo con los mapas puesto que ellos no son responsables de tomar esas fotografías, sino que las compran a otra empresa lo que los deslinda de responsabilidad de su contenido.

El tema de seguridad es uno recurrente para Google. Recientemente la Comisión Europea le solicitó reducir el tiempo de almacenamiento de datos y como respuesta a ello la empresa lanzó el Frente de Liberación de Datos para que los usuarios puedan recuperar sus datos en cualquier momento.

Regresando a la demanda de Suiza, se trata de un proceso que podría tomar meses, pero la autoridad ha solicitado que mientras se emite un veredicto, se prohíba a Google seguir tomando fotografías de otras ciudades Suizas.

Fuente The New York Times

 

www.miabogadoenlinea.net