Mapa de los Países Bajos

En mayo de 2017 la fiscalía de los Países Bajos anunció que gracias al hallazgo de ADN en un viejo caso se había reabierto la investigación. Esta semana, después de haberse conducido un análisis masivo de ADN en personas de la región, han dado el nombre de un sospechoso.

Se trata del homicidio de Nicky Verstappen quien desapareció el 10 de agosto de 1998 cuando estaba de campamento con un grupo de compañeros. Al día siguiente, su cuerpo sin vida fue encontrado por la policía. Pese a que la policía detuvo e interrogó a varios sospechosos, la fiscalía no pudo presentar evidencia concreta en contra de ninguno de ellos. Incluso en 2010 se exhumó el cuerpo de un anciano de 85 años sospechoso del homicidio, pero sin resultados positivos.

Hace cinco años un grupo reabrió el caso de Nicky y encontró restos de ADN en la ropa y cuello del niño, lo que llevó a la policía a comparar estas muestras con bases de datos en Países Bajos, Alemania y Bélgica. Al no haber encontrado una coincidencia, se hizo un muestreo masivo en la región de Limburgo donde ocurrieron los hechos.

La muestra coincidió parcialmente con la de un habitante que resultó ser pariente del sospechoso: Jos Brech. La policía dio con él porque, si bien no acudió personalmente al análisis, el pariente notificó a las autoridades que llevaba desaparecido desde el pasado mes de abril.

Jos Brech tiene actualmente 55 años y aparentemente mudó su residencia a Vogezen, Francia, a finales del año pasado. Es un experto en supervivencia y exlíder de agrupaciones de scouts que en años recientes se ha dedicado a organizar paseos y expediciones en Europa. Desapareció de su casa en Francia en abril cuando salió a caminar.

Cuando Nicky Verstappen fue asesinado, Brech vivía con su madre en Simpelveld, a unos 10 kilómetros del sitio en que se encontró el cadáver del niño. Interrogado en ese entonces por la policía, Brech dijo que había salido a caminar, pero sin evidencia en su contra no fue detenido como sospechoso. Años después volvió a ser interrogado, pero volvió a quedar en libertad.

“Con los conocimientos que tenemos ahora, hubiéramos hecho las cosas diferente”, declaró a los medios Ingrid Schäfer-Poels, jefa de la policía.

Ahora los esfuerzos están en la búsqueda de Brech para que responda de las acusaciones y, en su caso, se pueda cerrar este homicidio que ha estado abierto por 20 años. Para tal fin se ha difundido una fotografía reciente del sospechoso y se ha advertido sobre él.

“El hombre ha desaparecido. Es un especialista en supervivencia, puede vivir en la maleza, no usa dinero y no tiene teléfono celular”, dijo a los televidentes el reportero Peter R de Vries. “No debe permitirse a este hombre escapar. Se debe hacer justicia”.

Más información dutchnews.nl

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net