Manos manipulando jeringa y vial

El jueves de la semana pasada la farmacéutica alemana Fresenius Kabi presentó una demanda ante un tribunal federal en los Estados Unidos en contra de las autoridades penitenciarias del estado de Nebraska por la presunta compra ilegal de dos drogas para la ejecución de un interno.

La ejecución está prevista para efectuarse este 14 de agosto a Carey Dean Moore, un hombre que en 1979 fue sentenciado a pena de muerte por el homicidio de dos taxistas. Su ejecución ha sido detenida ya en ocho ocasiones, la última en 2011 también por un conflicto con las drogas que iban a ser usadas para aplicarle la inyección letal, una pena que Nebraska no aplica desde hace 21 años. Por el tiempo que lleva esperando la ejecución de la sentencia, Moore se ha desistido de todas las acciones legales para evitarla, diciendo que prefiere morir de una vez.

Fresenius Kabi, de nacionalidad alemana y con una subsidiaria en Lake Zurich, Illinois, Estados Unidos, acusa al Departamento de Servicios Penitenciarios de Nebraska de haber adquirido las drogas a través de un distribuidor ilegal ya que argumentan que, si bien no tienen postura frente a la pena de muerte, ellos manufacturan medicamentos para salvar vidas y curar.

Para la farmacéutica, el que sus medicamentos sean aplicados en la inyección letal es una mala imagen empresarial que, dicen, podría significar un descenso en sus ventas por hasta 75,000 dólares.

“Estas drogas, si fueron manufacturadas por Fresenius Kabi, solo pudieron haber sido obtenidas por los demandados en contradicción y contravención a los contratos de distribución que la compañía ha establecido y por lo tanto a través de medios inapropiados o ilegales”, se lee en la demanda.

Las drogas a las que hace referencia son cisatracurio y cloruro de potasio que las autoridades penitenciarias planean utilizar con otras dos drogas – diazepam y fentanil- que sirven para sedar al reo y que no sienta dolor. El cisatracurio es un agente paralizante usado para que cese la respiración y el cloruro de potasio detiene el corazón.

La sospecha Fresenius Kabi de que adquirieron uno de sus medicamentos es porque el cloruro de potasio que las autoridades penitenciarias tienen está en viales de 30 milímetros y este laboratorio alemán es el único que lo distribuye en esa presentación. Fresenius Kabi conoce este dato por la información entregada el año pasado por el Departamento de Servicios Penitenciarios sobre su inventario.

No es esta la primera vez que el laboratorio se enfrenta a las autoridades de Nebraska ya que en 2015 también hubo una demanda porque se distribuyó incorrectamente cloruro de potasio al Departamento, pero éste no quiso regresar la droga que terminó expirando antes de ser utilizada.

Un caso similar se presentó el mes pasado ante un tribunal estatal de Nevada por otro laboratorio. Respecto de ese proceso, la semana pasada Nebraska y otros 15 estado que en Estados Unidos aplican la pena de muerte, presentaron su posición argumentando que las farmacéuticas, en las que trabajan activistas contrarios a la pena de muerte, presentan estas demandas a último momento como una medida para detener las ejecuciones.

Respecto de la demanda en Nebraska, el procurador general del estado, Doug Peterson, declaró a los medios que “las drogas de la inyección letal en Nebraska fueron adquiridas legalmente y conforme con el deber del estado de Nebraska para ejecutar legalmente sentencias de pena capital”.

Ante el juez, la fiscalía insistió en que obtuvieron la droga legalmente y que la demanda de la empresa era violatoria del derecho soberano del estado de ejecutar con la pena capital.

Las audiencias del caso se llevaron a cabo el viernes ante el juez federal Richard Kopf quien concluyó ese mismo día que el uso de las drogas por las autoridades penitenciarias estatales no daña la imagen corporativa de la farmacéutica, lo que significa que, salvo que se presente una apelación, la ejecución procederá como está planeada.

Se debe hacer notar que esta es la primera vez que se utiliza la combinación de las cuatro drogas antes mencionadas para aplicar la inyección letal, una decisión que ha sido muy criticada por activistas contrarios a la pena de muerte y que obedece a la premura con que se debe efectuar la ejecución porque las drogas caducan a finales de este mes.

Más información omaha.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net