Úrsula Haverbeck

La Corte Constitucional de Alemania concluyó este viernes que el delito de negación del Holocausto no es inconstitucional, con lo que ha cerrado la puerta para que Úrsula Haverbeck, la abuela nazi de 89 años, abandone la prisión.

Úrsula Haverbeck fue condenada en octubre de 2017 a dos años de prisión por ocho cargos de incitación al odio y al racismo, incluido la negación del Holocausto, un asunto que le ha llevado recurrentemente a los tribunales.

Así, por sus incendiarias declaraciones vertidas en un programa de televisión, en diciembre de 2015 una corte de Hamburgo la sentenció a diez meses de prisión y en diciembre de 2016 un tribunal de primera instancia de Detmold, Renania del Norte-Westfalia, la sentenció a ocho meses de prisión, esa vez por una carta dirigida al alcalde de Detmold en que dijo que era “claramente reconocible” que Auschwitz no había sido nada más que un campo de trabajo, alegando que los testigos en el juicio en contra de Reinhold Hanning, un hombre de 94 años que sirvió como guardia en el campo de concentración de Auschwitz, fueron aleccionados para probar la existencia del campo de concentración.

Úrsula Haverbeck, contra quien se tuvo que emitir una orden de búsqueda y captura por haberse fugado, empezó a cumplir su sentencia el pasado mes de mayo.

Como último recurso para la reversión de su condena, Haverbeck alegaba que el delito de negación del Holocausto es inconstitucional, específicamente respecto de la libertad de expresión. Sin embargo, la Corte Constitucional ha concluido lo contrario al establecer que “el castigo por la negación del genocidio nacional socialista es fundamentalmente compatible con el Articulo 5 (1) de la Ley Fundamental”, que protege la libertad de expresión.

“La propagación de aseveraciones que se han demostrado que son falsas y de afirmaciones deliberadamente falsas” no está incluida en la libertad de expresión, sentenció la Corte, añadiendo que la negación del Holocausto “viola los límites del debate público pacífico y es una irrupción al orden público”.

La Corte Constitucional alemana es consistente con la corriente que señala que la libertad de expresión no es un derecho absoluto y que tiene como limitación el orden público, entre otros.

Más información thelocal.de

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net