Mano en el suelo rodeada de pastillas

La fiscalía de Países Bajos decidió cerrar la semana pasada la investigación abierta en contra de la organización Last Will Cooperative por la muerte de una joven de 19 años que ingirió la sustancia que la organización que promueve la eutanasia dijo haber estado distribuyendo.

La investigación inició el pasado mes de marzo tras el fallecimiento de la joven, quien adquirió la sustancia en Internet y no por medio de la organización. Sin embargo, como la organización había declarado que distribuiría esa sustancia entre sus miembros, la fiscalía le ordenó detener sus actividades en tanto la investigación estuviera en curso.

Last Will Cooperative es una organización que nació en 2013 con la finalidad de encontrar una forma de eutanasia evadiendo los controles que impone la ley neerlandesa respecto de que solo procede cuando es avalada por un médico, habiendo cubierto ciertos requisitos.

En septiembre de 2017 la organización anunció en el programa de televisión Nieuwsuur que habían encontrado una sustancia que con una pequeña dosis logra la muerte de forma rápida e indolora y que se trata de una sustancia que puede ser libremente adquirida en los Países Bajos. Anunciaron que solo darían a conocer el nombre de la sustancia a sus miembros con antigüedad mayor de seis meses. A partir del anuncio, la membresía a la organización casi se triplicó hasta alcanzar ocho mil miembros en septiembre.

Pese a que se desconoce el nombre de la sustancia, el médico psiquiatra Boudewijn Chabot, autor del libro Uitweg que explora los métodos de auto-eutanasia (suicidio) dijo que por la descripción se trata de una de dos sustancias.

“Ambos agentes bloquean la misma enzima y presentan los mismos síntomas después de su ingesta: nausea, mareo, dolor de cabeza, debilidad muscular y pude ocurrir un ataque epiléptico antes de la muerte. Para aquellos que desean morir con dignidad, es una experiencia horrible. Para la familia es horrible de presenciar”, declaró el doctor Chabot.

Last Will Cooperative rechaza que se presenten estos efectos secundarios y dijo que solo hay dolor de cabeza y que puede paliarse tomando algún analgésico. Otros médicos han refutado que un analgésico o una pastilla para dormir sea suficiente para evadir los síntomas descritos.

La semana pasada la fiscalía anunció que la investigación abierta en marzo quedaba cerrada por no haber encontrado suficiente evidencia de que la cooperativa estaba auxiliando a las personas a terminar con sus propias vidas, pero advirtió que hacerlo es suicidio asistido y que, fuera del marco de la ley, es ilegal.

Cuando en marzo pasado se abrió la investigación, el ministro de salud de Países Bajos, Hugo de Jonge, dijo que Last Will Cooperative estaba operando de forma irresponsable y la fiscalía anunció que buscaría que quedara prohibida judicialmente. Frente a la falta de evidencia, sin embargo, la organización podrá seguir funcionando por el momento.

Más información dutchnews.nl / exitinternational.net

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net