En China se ejecutaron a los 9 sentenciados por los disturbios raciales entre los uighures y los han de julio pasado. De los ejecutados, ocho eran uighures y uno han. Los uighures son una minoría musulmana que vive en la provincia de Xinjiang en China.

En octubre se dictó sentencia a 21 de los implicados quienes fueron acusados de diversos delitos, desde el homicidio hasta el robo y la destrucción en propiedad ajena. Nueve de ellos fueron sentenciados a la pena de muerte y otros tres a la pena de muerte con dos años en prisión, una sentencia que de acuerdo con la BBC suele ser conmutada por cadena perpetua.

Los uighures han sido acusados de intentar movimientos separatistas en varias oportunidades y por ello han sido perseguidos y castigados por el gobierno. Recordemos la historia de 17 uighures que, huyendo hacia Afganistán, fueron capturados por militares estadounidenses y al ser acusados de terrorismo fueron enviados a Guantánamo. Cuando se retiraron los cargos contra ellos, el problema fue encontrar algún país que los aceptara ya que a China no podían regresar por temor de que serían aprendidos y juzgados por haber huido del país por lo que vivieron varios años en la prisión de Guantánamo siendo formalmente libres.

Fuente BBC News

 

www.miabogadoenlinea.net