Imprimir
Categoría: El Derecho y la Actualidad
Visto: 1208
powered by social2s

En Gran Bretaña, una corte de apelaciones emitió una decisión que ha causado gran revuelo no solo en las escuelas religiosas sino también en las religiones mismas, particularmente la judía.

El asunto inició con la demanda por discriminación que interpuso un joven aspirante a la secundaria JFS (Jews’ Free School). Las leyes británicas establecen que las escuelas religiosas deben aceptar a todos los aspirantes y solo en caso de que tengan mayor número de aspirantes que lugares disponibles pueden seleccionar a los aspirantes bajo criterios religiosos. Es el caso de este colegio que cada año recibe más solicitudes que lugares disponibles en sus aulas.

El demandante, de quien por ser menor de edad no se dio a conocer su nombre, es de religión judía al igual que su padre y su madre, quien se convirtió al judaísmo de acuerdo con las reglas de una sinagoga progresista.

Según las normas de la JFS, que sigue las normas judías orotdoxas, solo son judíos quienes tienen madres judías, ya sea de nacimiento o por conversión, pero siempre que esa conversión se haga según las reglas ortodoxas, por lo que rechazaron al demandante al concluir que no es judío porque la conversión de su madre no la hace judía según sus criterios.

El tribunal de primera instancia concedió la razón a la escuela en el sentido de que no había habido discriminación por aplicar sus criterios de religión para hacer la selección, pero el estudiante no se quedó satisfecho y apeló la sentencia y la corte de apelaciones le concedió la razón.

El fundamento legal que aplicó la corte de apelaciones establece que si la selección se lleva a cabo sobre bases étnicas, hay discriminación. Y declara que en este caso, al seleccionar por el origen no judío de la madre, se discriminó al estudiante. Establece que los criterios de selección de las escuelas deben modificarse y ser realizados sobre la práctica de la religión misma y no sobre los antecedentes familiares.

El problema que esta decisión plantea, sin embargo, atenta directamente sobre los criterios ortodoxos del judaísmo que establece que se es judío solo si la madre lo es. Otros sectores del judaísmo se definen sobre otras bases y concuerdan con la decisión de la corte porque dicen que los criterios de los ortodoxos terminan por excluir de la religión al 40% de los judíos británicos.

La escuela secundaria afectada fue instruida para cambiar sus criterios de selección sobre la base de si el aspirante se considera judío o no y en este sentido verificar su asistencia a una sinagoga. Sin embargo las autoridades escolares, apoyadas por las asociaciones de judíos ortodoxos decidieron llevar el caso a la última instancia, es decir, la recién estrenada Corte Suprema.

Se espera que la Corte Suprema se pronuncie este mismo año sobre este caso. No es tarea fácil porque los ojos del país están puestos sobre este nuevo órgano judicial y porque deberá tener mucho cuidado de que su resolución no quede involucrada con asuntos religiosos como la decisión de la apelación que a los ojos de los ortodoxos es una declaración de que la tradición judía de 5,000 años equivocada. 

Fuente The New York Times

 

www.miabogadoenlinea.net


 

powered by social2s