Corbata

La Comisión Australiana de Competencia y Consumidores, ACCC por sus siglas en inglés, presentó acusación en contra de seis alto ejecutivos de Citigroup y Deutsche Bank por la emisión en 2015 de acciones por parte del Banco ANZ en la que recaudó $ 2.5 mil millones de grandes inversionistas.

Las acusaciones se refieren al papel desempeñado por los bancos de inversión como administradores principales o "suscriptores", esto es, cuando un banco garantiza que una cierta proporción de las acciones que se emiten a los inversionistas se comprará a un precio determinado.

Las acusaciones se presentaron con fundamento en la ley penal sobre prácticas concertadas, en la que se dispone que los individuos pueden ser sancionados con hasta 10 años de prisión y multas de hasta 420,000 dólares australianos, mientras que los bancos, que en este caso también han sido imputados, podrían ser sancionados con hasta el 10 por ciento de facturación anual o hasta tres veces el beneficio obtenido derivado de la conducta sancionada.

JP Morgan también participó como suscriptor de estas acciones, pero se cree probable que haya acordado con la ACCC porque no se han presentado cargos en su contra ni de sus funcionarios.

Las imputaciones han sido presentadas en contra de Stephen Roberts, quien fue director de Citi en Australia hasta su retiro en julio de 2016; John McLean, director en ese entonces de mercados de capital; y, Itay Tuchman, quien era director de mercados y que ahora trabaja en Citi Reino Unido.

De Deutsche Bank los cargos fueron presentados en contra de Michael Ormaechea, ex director del banco en Australia; y de Michael Richardson, es director de mercados de capitales de renta variable para Australia y Nueva Zelanda. Ambos dejaron el banco el año pasado.

El sexto imputado es Rick Moscati, extesorero del Banco ANZ.

Las imputaciones se han presentado tras una investigación de dos años y ahora corresponderá a los tribunales decidir si se concertaron acciones contrarias a la libre competencia.

Tras conocerse de la presentación de cargos, Deutsche Bank declaró que defenderán su caso “vigorosamente”, sosteniendo que sus exejecutivos actuaron responsablemente en el interés de sus clientes y consistentes con la Ley de Corporaciones.

Declaraciones similares vertieron voceros de Citigroup, para quien se trata de “un área altamente técnica”, y el Banco ANZ, quienes consideran que sus ejecutivos actuaron conforme con las leyes vigentes en Australia.

No deja de ser interesante, sin embargo, la presentación de los cargos en contra de los altos ejecutivos bancarios.

Más información smh.co.au

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net