Hombre fumigando terreno

El 18 de junio iniciará en un tribunal de San Francisco, California, una demanda presentada en contra de Monsanto por DeWayne Johnson, un hombre de 46 años que acusa a la compañía de haber ocultado que sus herbicidas son la causa del cáncer que lo está matando.

Se trata de otra piedra en el zapato para Monsanto respecto del muy usado herbicida Roundup que contiene una sustancia llamada glifosato, la que en 2015 fue declarada por la Agencia Internacional de Investigación de Cáncer de la OMS como un probable carcinógeno humano.

La demanda de DeWayne Johnson es importante porque el juez de la causa, Curtis Karnow, ya aceptó la demanda y estableció que el jurado puede establecer una compensación por daños punitivos al concluir que además de la información científica que se va a presentar, se consideren los alegatos de que Monsanto ha ocultado durante años que el glifosato en un poderoso tóxico que puede ocasionar cáncer. Esta evidencia se presentó en torno del juicio iniciado por personas que acusan a Monsanto de haber desarrollado linfoma no Hodgkin debido a la exposición al glifosato y que cuestiona una vez más la ética de la empresa en cuanto al manejo de la información científica en medios y a la seguridad de su producto más vendido, el Roundup.

“La correspondencia interna notada por Johnson puede apoyar el hallazgo de un jurado de que Monsanto ha conocido durante largo tiempo los riesgos de que sus herbicidas con glifosato son carcinógenos…pero continuamente ha logrado influir en la literatura científica para evitar que sus preocupaciones internas lleguen a la esfera pública para reforzar sus defensas en acciones de responsabilidad de productos”, escribió el juez Karnow. “Por tanto, son cuestiones sobre hechos materiales que entran a proceso”.

DeWayne Johnson trabajó como jardinero para una escuela, aplicando numerosos productos químicos en los jardines entre 2012 y 2015. En agosto de 2014 fue diagnosticado con cáncer. Según la deposición de su médico presentada en enero pasado, el 80 por ciento de su cuerpo está cubierto con lesiones y su esperanza de vida es de algunos meses.

Monsanto, por su puesto, ha negado vigorosamente todas las acusaciones, sosteniendo una y otra vez que sus productos no son probables carcinógenos, para lo cual muestra los hallazgos de la EPA, Environmental Protection Agency, de los Estados Unidos, que señalan a sus herbicidas como productos seguros para la salud humana. Sin embargo, la EPA parece ser la única gran agencia que sostiene esta aseveración pues Francia no renovó la aprobación a los herbicidas con glifosato como también lo hizo recientemente la Unión Europea (mientras en México nuestros jardines y cultivos siguen siendo salpicados con este químico).

De prevalecer la demanda de DeWayne Johnson, será un proceso largo que tratará de llegar a todas las instancias legales, pero que abrirá la puerta para demandas semejantes y para la prohibición definitiva del glifosato.

Más información theguardian.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net

Pin It