Ganchos de madera para ropa

Cinco mujeres que en los Países Bajos estuvieron internas en alguna lavandería de la orden católica las Hermanas del Buen Pastor, piden ser compensadas por los trabajos forzados a que fueron sometidas.

Esta y otras órdenes católicas de monjas sostuvieron casas de costura y lavanderías en toda Europa, Canadá y Australia en las que se ingresaban madres solteras, prostitutas y niñas huérfanas o que habían cometido algún delito menor como hurto. Ahí se les obligaba a trabajar para pagar su manutención.

De estos hogares se han verificado numerosos abusos, quizá el más terrible el ocurrido en Irlanda en las lavanderías o asilos de la Magdalena, cuyos abusos quedaron evidenciados después de una investigación oficial. El caso en Irlanda ha sido relatado en varias películas y novelas, la más reciente Philomena, de 2013, basada en el libro The Lost Child of Philomena Lee: A Mother, Her Son and a Fifty-Year Search de Martin Sixsmith.

En los Países Bajos, estos establecimientos estuvieron administrados por las Hermanas del Buen Pastor y funcionaron entre 1860 y 1973, habiéndose forzado a su ingreso y consecuente trabajo a unas 15,000 mujeres.

Ahora son cinco las mujeres que sufrieron los abusos al haber estado ingresadas que piden se les pague el salario que no se les pagó por el trabajo realizado. Además, solicitan al gobierno que conduzca una investigación sobre estas instituciones, semejante a la que se efectuó en Irlanda.

La historia ha sido bien documentada por el medio neerlandés NRC que explica que los ingresos se hacían con la anuencia de las familias y de autoridades bajo el entendido de que se trataba a las jóvenes con “terapia de trabajo”. La situación real era que se trataba de trabajo forzado y que las internas, además, sufrían abusos sexuales, severos castigos, además de falta de atención médica y educativa.

Las monjas de las Hermanas del Buen Pastor declararon a NRC que el año pasado ofrecieron disculpas a estas mujeres, pero que no piensan pagar porque la causa ha prescrito.

De lograrse que se abra una investigación oficial, sería la primera en Países Bajos, ya que pasadas investigaciones respecto de abusos cometidos por la iglesia católica en ese país dejaron fuera a las lavanderías y casas de costura de las Hermanas del Buen Pastor.

Más información dutchnews.nl

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net