Imprimir
Categoría: El Derecho y la Actualidad
Visto: 1234
powered by social2s

El procurador de justicia del estado de Nueva York, Michael Cuomo, interpuso una demanda por violaciones a las leyes de competencia económica en contra del fabricante de chips Intel.

De acuerdo con la demanda, Intel utiliza prácticas que no son competitivas para mantener su posición privilegiada en el mercado, ya sea haciendo pagos o acuerdos económicos para mantener a empresas como Dell como sus clientes en lugar de que puedan comprar a otras empresas fabricantes de chips como Advanced Micro Devices, A.M.D.

La regla general es que las demandas en materia de competencia económica sean interpuestas por la federación, a través de la Comisión Federal de Comercio (FTC por sus siglas en inglés) sin embargo las leyes antitrust o de competencia económica permiten que los estados presenten estas demandas independientemente de las acciones interpuestas por la FTC.

El interés del estado de Nueva York en este caso radica en que A.M.D. es una empresa localizada en dicho estado, que ha realizado inversiones millonarias en sus plantas y que planea realizar más en la medida de que pueda crecer sin la sombra de Intel sacándolo del mercado con prácticas agresivas de comercio. El interés de Cuomo en el asunto se supone político al querer ser el siguiente gobernador del estado.

A.M.D. ha crecido poco a poco, pero sus ejecutivos sostienen que su crecimiento hubiera sido mayor y más acelerado sin Intel comprando lealtades de los clientes como el caso de Dell. Por ello interpusieron en Delaware una demanda en contra de Intel la cual está en trámite por el momento. Expertos en la materia opinaron que quizá por la existencia de esta demanda, Michael Cuomo interpuso la suya en Delaware porque no existe ninguna razón legal para que la demanda no haya sido radicada en el estado de Nueva York.

Esta no es la primera vez que Intel se enfrenta a estas demandas que lo acusan de prácticas monopólicas. En Asia ya fue demandado al igual que en Europa en donde la Comisión Europea le impuso una multa por $1.45 mil millones de dólares. Intel no ha pagado toda vez que apeló la decisión, proceso que sigue en trámite.

Como en cualquier demanda de esta naturaleza se tendrá que analizar si las prácticas comerciales del acusado, en este caso Intel, son efectivamente agresivas y violatorias de las leyes antitrust o si se trata de prácticas de comercio acorde con la actuación de otras empresas en los mercados actuales.

Fuente The New York Times

 

www.miabogadoenlinea.net

 

 

powered by social2s