Imprimir
Categoría: El Derecho y la Actualidad
Visto: 1132
powered by social2s

Tras perder todas las instancias judiciales en Italia, una mujer, madre de dos hijos decidió en julio del 2006 llevar una controversia hasta Estrasburgo, a la Corte Europea de Derechos Humanos, respecto del uso de símbolos religiosas en las escuelas de gobierno en su país.

En su caso, la mujer demandó específicamente la exposición de los crucifijos en las paredes de la escuela a donde acuden sus hijos en Abano Terme, cerca de Padua, Italia, porque lo consideró violatorio de la separación iglesia- estado.

La Corte Europea de los Derechos Humanos le concedió la razón al establecer que la exhibición en las escuelas de símbolos pertenecientes a una religión particular son violatorias de las libertades de educación y religiosas garantizadas por la Convención Europea y le concedió una indemnización por $7,400 dólares.

En el fallo la Corte estableció que “la presencia de un crucifijo puede ser fácilmente interpretada por los alumnos de cualquier edad como un símbolo religioso y pueden sentir que están siendo educados en una escuela ambientada en una religión dada. Esta situación puede motivar a los alumnos religiosos, pero también molestar a los alumnos que practican otra religión o que son ateos, particularmente si pertenecen a minorías religiosas.”

Pese a que en el fallo la Corte no ordenó al gobierno italiano a retirar los crucifijos de las escuelas estatales, el gobierno anunció que apelará esta decisión que, según declaraciones de la ministra de educación, consideran una ofensa a sus tradiciones puesto que la exhibición de estos símbolos no suponen en su país la adhesión a ninguna religión, sino que se trata de una costumbre o tradición italiana muy arraigada, independiente de la religión que se practique.

El Vaticano declaró que revisarán la decisión de la Corte antes de emitir alguna declaración al respecto.

Fuente Times on Line

 

www.miabogadoenlinea.net

 

powered by social2s