En otro trágico caso, un padre en la Gran Bretaña ha decidido acudir a los tribunales de su país para defender la vida de su hijo de un año frente a la decisión del hospital y de la madre del niño de retirar el apoyo de las máquinas que mantienen con vida al menor.

La enfermedad de este niño es una rara distrofia muscular que evita que no solo el movimiento sino la capacidad de que el niño respire por si solo. Se trata de una enfermedad congénita por lo que el niño, que ahora tiene un año de edad ha estado conectado a un respirador desde su nacimiento.

El caso trasciende porque se trata de la primera vez en que una corte en aquel país decidirá si, contrario a los deseos de un padre, se retira el auxilio de la maquinaria en la vida de un niño que no tiene daño cerebral.

Para apoyar su caso el padre del bebé ha planteado que su hijo puede ver, oír y sentir y que además reconoce a sus padres y es capaz de manipular juguetes y para demostrarlo presentará un video en la corte que muestre todo esto.

Los médicos que apoyan la decisión de retirarle la vida artificial al niño sostienen que no habrá mejoría y que el niño no podrá vivir sin la asistencia médica que lo ayude a respirar y alimentarse. La madre, separada del padre, apoya la decisión médica.

Sin duda se trata de otro reto para la justicia británica.

Fuente Times on Line

 

www.miabogadoenlinea.net