Televisión antigua

Un canal de televisión del Reino Unido deberá compensar a una familia con 20,000 libras esterlinas después de haber transmitido el operativo en el que fueron desalojados de la casa que rentaban por falta de pago, como parte de un programa de televisión llamado “Can't Pay? We'll Take It Away!”(¿No puedes pagar? ¡Te lo quitaremos!).

Este programa de televisión es transmitido por Channel 5, una red de televisión comercial del Reino Unido, que sigue al equipo de agentes de ejecución del Tribunal Superior mientras ejecutan órdenes de desalojo emitidas por el Tribunal Superior en el Reino Unido. La serie fue emitida por primera vez el 24 de febrero de 2014.

El desalojo de Shakar Ali y de su esposa Shahida Aslam, que vivían en Barking, este de Londres, fue filmado por el equipo de Channel 5 y por los agentes de ejecución equipados con cámaras personales y transmitido en 2015. El episodio no solo se transmitió una vez, sino que fue repetido en total 35 veces, habiendo llegado a una audiencia estimada de 9.65 millones de personas, aunque muchos pudieron haber sido espectadores reiterados.

El equipo filmó la reacción de Shakar Ali, Shahida Aslam y de sus dos hijos cuando se ejecutó la orden de desalojo, y captó al hijo del propietario del inmueble mofándose de la familia y quejándose del dinero que el proceso judicial había costado a su familia. El equipo filmó incluso lo ocurrido en la habitación de los dos hijos.

En el programa se ve al señor Ali preguntando a camarógrafos y agentes la razón por la que estaban filmando, pregunta que nadie le respondió.

Shakar Ali y su esposa presentaron una demanda ante el Tribunal Superior pidiendo una compensación de daños por la angustia emocional que la transmisión de ese episodio de sus vidas ocasionó, así como por el mal uso de su información privada.

Para Channel 5 la filmación y posterior transmisión del evento estaba protegida por la libertad de expresión. Argumentaban, además que Shakar Ali había otorgado su consentimiento al haber hablado con los productores y ejecutores durante el desalojo.

El juez Arnold del Tribunal Superior terminó concediendo la razón a Shakar Ali y su familia ordenando una compensación por daños de 20,000 libras y consideró que, aunque el jefe de la familia hubiera otorgado el consentimiento, “inequívocamente lo retiró” al haber pedido posteriormente a la televisora que no transmitieran el programa.

Para el juez Arnold, la familia de Ali tenía una “razonable expectativa de privacidad” y que el “enfoque del programa no estaba en asuntos de interés público, sino en el drama del conflicto”. Por tanto, el derecho a la privacidad de la familia está por encima del derecho a la expresión del productor del programa.

Para Christopher Hutchings, abogado de la familia, esta sentencia “inevitablemente tendrá mayores ramificaciones para los que trasmiten grabaciones de tipo similar”.

Un vocero de la televisora hizo saber que este caso se refiere solo “al segmento que involucra a la familia Ali y no a la serie en general”, lo que significa que seguirán produciendo y transmitiendo.

Más información bbc.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net