La demanda interpuesta por Transparencia Internacional ante un tribunal francés en contra de tres jefes de estado africanos fue desechada por el juez.

Transparencia Internacional, organización dedicada a denunciar la corrupción en el mundo, inició la acción judicial en contra de Denis Sassou-Nguesso de la República del Congo, Teodoro Obiang Nguema de Guinea Ecuatorial y el fallecido Omar Bongo de Gabon, argumentando que las propiedades inmobiliarias que poseen en Francia, específicamente en París y en la Riviera Francesa no pudieron haber sido adquiridas con los sueldos de funcionarios públicos.

La organización basó su denuncia tras una investigación que realizó la policía francesa en el 2007 en la que dejó al descubierto las lujosas propiedades inmobiliarias de los funcionarios y de sus familiares, así como la posesión de vehículos de lujo de marcas como Buggatti, Ferrari y Maserati.

El tribunal francés aceptó la demanda en mayo de este año, pero tras la argumentación de los defendidos, quienes han negado cualquier acto de corrupción, esta fue desechada pues se determinó que el demandante, al ser una organización civil, no está legitimada para interponer la acción contra jefes de estado.

Por supuesto que los voceros de Transparencia Internacional han anunciado que se apelará esta decisión y consideran que las leyes francesas deben evolucionar para que grupos afines al suyo tengan la capacidad jurídica para interponer ese tipo de demandas y otorgar así herramientas de defensa a las víctimas de estos actos de corrupción.

¿No querrán intentar acción contra Arturo Montiel? Quizá en ese caso no se rechace la demanda porque no se trata, afortunadamente, de un jefe de estado ni de gobierno.

Fuente BBC News

 

www.miabogadoenlinea.net