Periódico y lentes

El periodista y ex embajador de Sudáfrica en Uganda, Jon Qwelane, tendrá que escribir una disculpa por la ofensiva columna que en 2008 escribió sobre la comunidad LGBT, además de tener que pagar los gastos y costas judiciales.

Lo anterior fue sentenciado por el Tribunal Superior de Gauteng del Sur, Sudáfrica, derivado de la demanda presentada por la Comisión Sudafricana de Derechos Humanos en torno de la columna que el periodista y ex diplomático escribió titulada “Díganme lo que quieran, pero lo gay no está bien”.

En ese espacio, Qwelane escribió duras opiniones sobre la homosexualidad, aceptando como válidas las opiniones que al respecto ha manifestado el presidente de Zimbabwe Robert Mugabe, quien condena duramente la homosexualidad.

Además, sugirió que la aceptación constitucional del matrimonio igualitario o entre personas del mismo sexo podría llevar a “algún idiota a querer casarse con un animal”.

La columna recibió más de 350 quejas y el caso fue llevado ante el Tribunal de Equidad, el que sentenció en contra de Qwelane y lo condenó a disculparse con la comunidad LGBT por sus comentarios hirientes, además de pagar 100,000 rands, aproximadamente US$7,600 al tipo de cambio actual.

Sin embargo, cuando el periodista no se disculpó, la Comisión Sudafricana de Derechos Humanos llevó el caso a tribunales.

Como parte de su defensa, el periodista calificó de inconstitucional la Ley de Equidad, sobre la que se fundó la acusación, bajo el argumento de que la palabra “hiriente” que define el lenguaje de odio, es muy vaga y poco precisa.

La semana pasada el juez Dimpheletse Moshidi del Tribunal Superior de Gauteng del Sur no solo negó su pretensión en cuanto a la Ley de Equidad, sino que confirmó la primera sentencia y lo condenó a escribir y publicar una disculpa pública a la comunidad LGBT por sus hirientes palabras escritas hace más de nueve años.

Esta disculpa deberá ser publicada en un plazo máximo de 30 días en diario Sunday Sun, de circulación semejante al de la publicación de la columna en 2008, y deberá enviar constancia de su publicación al tribunal.

Además, el juez Moshidi ordenó a Qwelane a pagar los gastos y costas judiciales de todo el proceso, incluidas las dilaciones del mismo.

Más información timeslive.co.za

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, con crédito a miabogadoenlinea.net