Emma Sukowicz, Performance del colchón

Esta semana, la Universidad de Columbia anunció que han llegado a un acuerdo con Paul Nungesser, un ex estudiante, que presentó una demanda por difamación en contra de la universidad por haber apoyado el proyecto de arte de una estudiante que lo acusó de violación, cargos de los que terminó siendo absuelto.

En agosto de 2012, Paul Nungesser fue acusado ante las autoridades universitarias por Emma Sulkowicz por una supuesta violación ocurrida en el dormitorio. Posteriormente se declaró que él no había cometido la violación, pero mientras eso ocurrió, Emma Sulkowicz lo señaló públicamente como un violador e incluso llamó la atención de los medios al haber hecho de la situación su proyecto de arte, llevando un colchón por el campus de la Universidad y titulando el proyecto “Performance del colchón (Lleva ese peso)”.

Paul Nungesser se declaró víctima de una campaña de acoso y difamación orquestada por Emma Sulkowicz, de la que la Universidad de Columbia “primero se convirtió en un silencioso espectador para después pasar a ser un activo apoyo de la campaña de acoso de una compañera de estudios al institucionalizarla y anunciarla”, como explicó en la demanda que por difamación interpuso ante la Corte Federal de Distrito en Manhattan en abril de 2015.

Tanto esta demanda como otra que presentó con la asistencia del abogado Andrew T. Miltenberg, fue desechada, y existía la intención de llevar el caso ante la Corte de Apelaciones. Llegados a un acuerdo, sin embargo, esa demanda no será presentada.

Mediante comunicado de prensa la Universidad de Columbia dio a conocer que habían llegado al acuerdo, pero no dieron a conocer los alcances del mismo.

“Columbia reconoce que después de la conclusión de la investigación, el tiempo remanente de Paul en Columbia fue muy difícil para él y no lo que Columbia querría que ninguno de sus estudiantes experimentara. Columbia continuará revisando y actualizando sus políticas para asegurar que cada estudiante -acusado y acusador, incluyendo aquellos que como Paul son encontrados no culpables- sean tratados con respeto y como miembros plenos de la comunidad de Columbia”, se lee en parte del comunicado emitido por la institución universitaria.

El abogado Miltenberg declaró que era importante para su representado y para sus padres que Columbia “tomara algunas medidas para asegurar que esto no suceda nuevamente, que este tipo de experiencia no sea padecida por otra persona”. Así, en un comunicado, el abogado manifestó que “es un final razonable bajo las circunstancias. Paul todavía debe vivir con esto y sospecho que lo tendrá que hacer por largo tiempo”.

Este acuerdo no ha sido del agrado de algunos que ven en él una interferencia al libre discurso emitido por Emma Sulkowicz con su proyecto del colchón. Sin embargo, la abogada Janet Halley, profesora de Derecho de Harvard, ha dicho que no está segura de si Columbia con el comunicado ha prometido suprimir el discurso de alguien como Emma Sulkowicz. “Si hubieran dicho que la iban a hacer callar, entonces sería una declaración ominosa”.

La abogada declaró que la universidad tuvo que haber tomado distancia del discurso de la estudiante y no haberle permitido llevar el colchón a la graduación porque al haberlo hecho “explícitamente adoptaron el discurso como suyo, porque la ceremonia es la declaración, el discurso, de la propia universidad.

“De esas dos formas pienso que la universidad falló en su papel significativamente y como veo, este anuncio es la confesión de que [la universidad] piensa de que ese ha sido el caso”, declaró la abogada de Harvard.

Conforme al abogado Miltenberg, Paul Nungesser, de origen alemán, vive actualmente en Alemania donde acude a una escuela de cinematografía.

Más información dutchnews.nl

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, con crédito a miabogadoenlinea.net

Imagen de artnet.com