Teléfono marca Samsung

Alegando problemas de salud, la ex presidente de Corea del Sur, Park Geun Hye, rehusó este miércoles por segunda vez testificar en el proceso que se lleva en contra del heredero de Samsung, Lee Jae Yong por corrupción, escándalo en el que la ex líder coreana se vio involucrada y que llevó a su caída y actual proceso penal.

Lee Jae Yong, vicepresidente de Samsung Electronics, está siendo procesado por soborno, corrupción y por haber cometido perjurio, en un caso que salpicó a la presidente Park y que llevó a su juicio político, destitución y posterior imputación por delitos semejantes.

Park Geun Hye se encuentra en un centro de detención en Seúl mientras sigue su proceso. Se ha quejado de estar exhausta y de una lesión en un dedo del pie, y bajo estos argumentos rehusó, por segunda vez en quince días, prestar evidencia en el caso en contra del heredero de Samsung.

Los abogados de la defensa de Park han declarado que el frenético horario del proceso que la obliga a comparecer ante el tribunal cuatro días por semana hasta por diez horas, aunado al confinamiento cuando hay mal clima, ha repercutido en su estado de salud.

“Visitamos a la acusada [Park Geun-Hye] en un centro de detención de Seúl esta mañana para que testificara, pero ella, nuevamente citando razones de salud, rehusó cumplir con el citatorio”, declaró sobre este tema un fiscal del caso contra Lee.

Este escándalo de corrupción masiva se conoció en 2016 y ha salpicado a otros cuatro altos ejecutivos de Samsung y altos funcionarios del gobierno de Park, particularmente a su asistente Choi Soon-sil, cuyo ex esposo fue jefe de oficina de la presidente Park.

Choi Soon-sil está siendo procesada por haber usado su influencia con la presidente para obligar a grandes empresas locales a “donar” casi 70 millones de dólares a dos fundaciones creadas por ella y de las que obtuvo ganancias personales. Además, fue procesada por haber forzado la aceptación de su hija a la universidad y por haber recibido de Lee millones de euros para pagar por entrenamiento ecuestre para su hija en Alemania. En junio de este año fue sentenciada a tres años de prisión por obstrucción del deber al haber usado su influencia presidencial para que su hija de 20 años, Chung Yoo-ra, fuese admitida en la Universidad Femenina Ewha y obtuviera buenas calificaciones. Tras el escándalo, la admisión a la universidad fue suspendida y su diploma de bachillerato fue anulado, además de que está siendo investigada por las autoridades alemanas por lavado de dinero.

Se espera que el proceso contra Lee Jae Yong finalice el próximo mes, con la fiscalía pidiendo se emita la sentencia el 4 de agosto, esperándose un veredicto dentro de las dos semanas posteriores, esto conforme a declaraciones de un vocero judicial.

Por su parte, el proceso contra la ex presidente se espera que concluya hasta finales de año o quizá a principios del próximo año.

Más información straitstimes.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, con crédito a miabogadoenlinea.net