Mapa de la Península Arábiga

El viernes de la semana pasada, el tribunal de Bruselas, Bélgica, que ventiló el proceso en contra de ocho princesas de Emiratos Árabes Unidos, EAU, las encontró culpables de tráfico de personas por el viaje que hicieron en 2008 a Bruselas acompañadas de 20 personas como servicio doméstico.

El proceso en contra de la princesa Hamda al-Nahyan y sus siete hijas, miembros de la familia Al-Nahyan, una de las seis familias gobernantes de los Emiratos Árabes Unidos, empezó el pasado mes de mayo. En él se acusaba a las princesas no solo de tráfico de personas sino también de esclavitud y de darles un trato inhumano. De estos últimos cargos, sin embargo, fueron absueltas.

De acuerdo con una de las demandantes, las mujeres del servicio doméstico estaban vigiladas por guardias porque tenían prohibido salir, dormían en el piso de las habitaciones de las princesas, ubicadas en un hotel de lujo en Bruselas, debían estar dispuestas a atenderlas las 24 horas del día, comían las sobras que dejaban las princesas y una de ellas que se quejó por los malos tratos, estuvo castigada sin agua ni comida durante tres días.

El caso salió a la luz pública porque una de estas mujeres pudo huir y hacer una denuncia pública sobre su situación ante la televisión belga.

Si bien los hechos ocurrieron en 2008, no fue sino hasta 2012 cuando se autorizó que el caso se presentara a juicio.Se trata de un proceso que se ha demorado debido a que los abogados de las princesas de Emiratos Árabes Unidos presentaron toda clase de recursos legales tendientes a dilatar los procedimientos, una maniobra a la que no todos tienen acceso debido a los altos costos que ello implica.

Finalmente, al haberlas declarado culpables de tráfico de personas, el tribunal las condenó a 15 meses de prisión suspendida y al pago de 165,000 euros cada una, con la mitad de esta multa suspendida.

Pese a que se les absolvió de cargos graves como el tratamiento inhumano, para el grupo de derechos humanos Myria que se ha hecho cargo de las víctimas, el veredicto es una gran victoria.

“No porque es el paso final de un largo procedimiento que ha sido épico en duración y complejidad, ni tampoco porque las transgresiones se hayan dado en un prestigioso hotel y las perpetradoras principales fueran princesas.

“El personal doméstico proveniente de todo el mundo, empelado en un limbo administrativo y social, en lugares aislados y presuntamente fuera del alcance de la ley, fue escuchado en un tribunal de justicia y reconocido como víctimas de tráfico humano”.

A nombre de las princesas, quienes no se presentaron ante el tribunal, declaró su abogado Stephen Monod sobre el veredicto, declarándose “satisfecho de que la justicia belga haya evaluado apropiadamente este caso que ha generado muchas concepciones erróneas durante casi 10 años”.

El abogado no pudo precisar si sus representadas pagarán las multas impuestas o si presentarán una apelación.

Más información bbc.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, con crédito a miabogadoenlinea.net