Vendas con sangre

n el proceso por el homicidio de la familia Van Breda, ocurrido en enero de 2015 en Stellenbosch, Sudáfrica, este miércoles, los abogados del equipo de la defensa de Henri Van Breda, único sobreviviente del ataque, escenificaron la forma en que el joven pudo haber recibido cortes superficiales en el brazo por parte del supuesto atacante.

La fiscalía expone que en realidad no hubo un atacante y que fue el joven de 22 años el homicida de sus padres y hermano y el responsable de las serias heridas que sufrió su hermana Marli, entonces de 16 años de edad, y quien sufre amnesia. Esta acusación se basa principalmente en que sus familiares recibieron profundos cortes con un hacha, mientras que él solo recibió algunos cortes superficiales en el brazo.

Por los tres homicidios y una tentativa de homicidio, Henri Van Breda fue detenido en junio de 2016 y su proceso inició el pasado 4 de abril en el Tribunal Superior de la Provincia Occidental del Cabo, Sudáfrica.

Esta semana rindió testimonio el patólogo forense Jacobus Dempers ante quien el abogado de la defensa, Botha, y su colega Matthys Combrink escenificaron cómo pudo haber recibido sus heridas Henri Van Breda. Usando una regla como cuchillo, el abogado sostuvo a la “víctima” de la muñeca, en tanto hacía cortes uniformes, paralelos y equidistantes en su brazo.

“¿Es posible que el atacante así haya lastimado a Henri van Breda?” preguntó el abogado Botha al patólogo forense, quien respondió: “No, porque son perfectamente paralelas y equidistantes”.

“Lo hicieron como en televisión, una escena perfectamente controlada. Pero las posibilidades de que esos cuatro rasguños hayan venido en la vida real de una pelea, en mi opinión profesional digo ‘no’. Nunca ves eso en peleas”, sentenció el experto.

“Puedo mostrarle imágenes de un libro de heridas auto infringidas”, dijo el patólogo Dempers al juez Siraj Desai. “Se ven exactamente como esto. Las posibilidades de que ocurriera así son insignificantes, a menos que de que se hubiera mantenido completamente quieto”.

Jacobous Dempers explicó que las heridas auto infringidas en estos casos no son comunes, “pero están bien descritas en la literatura” pues los textos detallan que se tratan de “incisiones paralelas superficiales, agrupadas en el lado no dominante (usualmente el izquierdo para los diestros)”.

Además, dijo, generalmente son en zonas donde hay menos sensibilidad y son hechas cuando la persona está de pie.

El abogado Botha le preguntó si era posible que las heridas de Heni Van Breda no hubieran sido auto infringidas, a lo que el experto respondió que los científicos son reacios a excluir algo simple, pero dijo que una buena comparación sería la siguiente: “Si me pregunta si alguien puede sobrevivir a una puñalada en el corazón, podría decir esto ‘si, podría, pero solo si hubiera sido atacado justo afuera del quirófano y hubiera un cirujano listo para operarlo’”.

Antes de que el experto rindiera testimonio, la defensa de Henri Van Breda presentó una moción para excluir la declaración inicial que su representado rindió a la policía señalando que no le habían sido informados todos sus derechos. Se trata de una situación que será analizada durante la siguiente audiencia.

Definitivamente, no fue una buena jornada para los abogados de Henri Van Breda ni, por supuesto, para él.

Más información timeslive.za

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, con crédito a miabogadoenlinea.net