Multinavaja

La semana pasada, un tribunal de Ginebra, Suiza, declaró no culpable a un cirujano que estaba siendo procesado por haber cercenado el pene de un niño de 4 años de edad mientras le practicaba una circuncisión.

Los hechos ocurrieron hace tres años cuando los padres del niño llevaron a su hijo con el cirujano para que practicara la cirugía que para musulmanes y judíos tiene connotaciones religiosas.

Mientras el médico practicaba el procedimiento, el padre del niño tomaba fotografías (¿?). Conforme a los testimonios, justo en el momento trascendental, el padre alzó la mano para tomar una fotografía lo que hizo que el niño se moviera y moviera así su pelvis en el momento justo en el que el cirujano efectuó el corte.

El fiscal del caso sostuvo que el médico tenía responsabilidad porque pasó horas tratando de volver a unir el pene del niño cuando no tenía el equipo adecuado para hacerlo, en lugar de decir al padre que llevara inmediatamente a su hijo al hospital.

Pero el abogado del cirujano, Charles Joye, expuso que el médico aconsejó al padre que llevara al niño al Hospital Universitario de Ginebra y que le dijo que no podía ser responsabilizado del incidente debido a que se había tratado de un acto imprevisto consistente en la toma de las fotografías.

Finalmente, el tribunal concluyó que, en efecto, el incidente se había originado por un acto imprevisto, en el que el médico de 59 años de edad no tuvo responsabilidad por no haber actuado con negligencia y que no había actuado en contra de las reglas médicas al haber tratado de volver a unir el órgano al niño, aunque reconocieron que no había sido la solución “ideal” particularmente porque el médico no tenía el equipo necesario para hacerlo.

“El tribunal ha reconocido que el cirujano no es responsable cuando un evento imprevisto, como en este caso, ocasiona una acción imprecisa”, declaró el abogado Joye al conocer el veredicto. “El evento ocurrido fue un accidente desafortunado, no ocasionado por el médico y su comportamiento es testimonio de su cabeza fría y de sus habilidades”.

El abogado de la familia del niño, sin embargo, opinó lo contrario, pues en su opinión el tribunal ignoró el hecho de que el médico creó una situación poco segura al permitir al padre tomar fotografías, “ciertamente con fines comerciales”.

En Alemania se ha fallado en sentido contrario que en Suiza en este delicado tema. En 2012, la Corte Regional de Colonia decidió que la circuncisión que se efectúa a los niños puede ser equiparada con una lesión corporal y por tanto los médicos que las realizan pueden ser perseguidos penalmente aun cuando cuenten con la autorización de los padres.

En esa decisión, no vinculante, la Corte concluyó que el derecho de los niños a su integridad física prevalece sobre el derecho de los padres a su libertad religiosa, por lo que el derecho de los hijos a su autodeterminación debe protegerse por encima del derecho de los padres de decidir como criar a los hijos.

Más información thelocal.ch

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, con crédito a miabogadoenlinea.net