Manos de bebé y adulto

Este martes, el sitio italiano articolo29.it publicó el falló de una corte de apelaciones de Trento en la que se concede el registro a una pareja de dos hombres como padres de dos niños nacidos mediante subrogación de vientre en los Estados Unidos. Se trata de la primera decisión que adjudica paternidad a una pareja de homosexuales.

Conforme a la nota, los niños nacieron en los Estados Unidos mediante inseminación artificial. Si bien la subrogación de vientre es ilegal en Italia, castigado con hasta dos años de prisión y una multa de hasta un millón de euros, en esta decisión los jueces de apelaciones conceden la paternidad a ambos hombres y no solo al que está biológicamente relacionado con los niños.

Al emitir su decisión, los jueces manifestaron que el certificado de nacimiento extranjero, en que se reconoce la paternidad a ambos hombres, es válido porque las relaciones filiales en Italia no están determinadas exclusivamente por las relaciones biológicas.

“Por el contrario”, escribieron los jueces. “Se debe considerar la importancia de la responsabilidad parental, que está manifestada en la decisión consciente de tener y cuidar de un hijo”.

Para articolo29.it, sitio especializado en temas de familia, orientación sexual e identidad de género, la decisión es muy importante porque es la primera vez que un tribunal italiano hace tal reconocimiento.

Es muy probable, sin embargo, que esta decisión sea recurrida ante la Corte de Casación debido a que el tema de la paternidad de parejas homosexuales y de la subrogación de vientre es uno que ha generado acalorados debates en Italia.

Así, después de un muy largo debate sobre las uniones entre personas del mismo sexo, estas apenas fueron aprobadas a mediados del año pasado, habiéndose retirado, sin embargo, la cláusula que permitía la adopción por estas parejas, aun cuando se tratara de la adopción del hijo biológico de algún integrante de la pareja.

Incluso, en torno de la discusión sobre la adopción, el ministro del interior Angelino Alfano,sugirió que la subrogación de vientre quedara tipificada como un delito sexual con pena de prisión de entre cinco y catorce años conforme al Código Penal vigente.

“Queremos que los vientres de alquiler sean un delito universal, castigados con prisión. Tal y como sucede con los delitos sexuales”, declaró el ministro en entrevista con la revista católica Avvenire, calificando el alquiler de vientre como “el comercio más vil e ilegal que el hombre ha inventado”.

Este veredicto, dictado el 23 de febrero, es, sin embargo, un momentáneo remanso de paz para esta pareja, antes de que tengan que regresar a los tribunales a defender su derecho de ser familia.

Más información thelocal.it

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, con crédito a miabogadoenlinea.net