Bolsa de chicharrones marca Barcel

En la ciudad de Khor Fakkan, que pertenece al emirato de Sharjah, Emiratos Árabes Unidos, se ha iniciado investigación a una tienda de abarrotes que exhibía en anaqueles bolsas de chicharrones, alimento cuya venta está sumamente regulada en el emirato por tratarse un animal prohibido para el consumo humano conforme al islam.

La denuncia fue realizada por un consumidor que acusó a la tienda de vender las bolsas con frituras hechas de piel de cerdo, de procedencia filipina, que incluyen en el empaque la imagen de una cabeza de cerdo.

“Una investigación fue inmediatamente iniciada y el producto fue llevado para someterlo a pruebas en el laboratorio de la municipalidad”, declaró a los medios Fawzia Rashid Al Qadi, directora de la municipalidad de Khor Fakkan.

La funcionaria explicó que el producto fue removido de los anaqueles del supermercado y que se han ejecutado acciones para evitar que se vuelvan a vender. Incluso señaló que se ejercerá acción legal en contra de los proveedores del producto y en contra de toda persona que no cumpla con las disposiciones sobre venta de alimentos y bebidas.

“Toda acción legal disponible ha sido ejecutada. El propietario de la tienda fue multado y también firmó un compromiso de no vender ningún producto prohibido en su local comercial”, declaró Fawzia Rashid Al Qadi.

La normativa de los emiratos dispone que los productos de cerdo sólo pueden ser vendidos en anaqueles reservados a alimentos que no son halal, es decir, permitidos por razones religiosas.

En Dubái y Abu Dabi, los supermercados deben obtener un permiso especial para vender estos productos, designando a un empleado especial encargado del manejo de los productos de cerdo y del control de la temperatura.

En caso de que se haya permitido la venta de estos productos, el supermercado recibirá frecuentes inspecciones por parte de la municipalidad donde se ubique.

En el Corán hay algunos versos que disponen qué es comida haram, en oposición a halal, es decir, alimentos prohibidos. Así, por ejemplo, se prohibe la carne del animal muerto por causa natural, la sangre, la carne de cerdo, la del animal que haya sido sacrificado en nombre de otro que Alá, la del que haya muerto por asfixia, golpe, caída, cornada o devorado por una fiera, a menos que sea degollado.

El consumo y venta de bebidas alcohólicas también está prohibida por razones religiosas.

Más información gulfnews.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, con crédito a miabogadoenlinea.net