Bomba de petróleo

Desde el pasado primero de febrero, el gobierno de Escocia, Reino Unido, abrió una consulta pública para que los escoceses opinen sobre la extracción de gas y petróleo por medios no convencionales, como el fracking, en su territorio.

Se trata de una consulta pública que estará abierta hasta el próximo mes de mayo. Para la misma se proporciona acceso a una página web – talkingfracking.scot – con información relevante sobre el tema, incluyendo el reporte de un panel de científicos expertos independientes así como una serie de proyectos de investigación comisionados para apoyar la consulta.

El tema ha sido debatido en Escocia a partir de estudios que indican que el cinturón central del país puede contener cantidades significativas de petróleo y gas pizarra o shale, así como carbón metano. Sin embargo, es sobre esa misma franja donde se encuentra la mayor densidad de población lo que hace de esta extracción un tema “complejo y controvertido”.

“Esto lleva a un amplio debate sobre los impactos potenciales en el medioambiente, salud y economía y la compatibilidad con los ambiciosos objetivos de Escocia sobre el cambio climático”, se lee en el citado sitio web.

El fracking o fracturación hidráulica es una técnica que consiste en inyectar 9 a 29 millones de litros de agua a muy alta presión, mezclados con arena y un más de 750 aditivos químicos en el terreno con el objetivo de ampliar las fracturas que existen en el sustrato rocoso que contiene el gas o petróleo, lo que favorece su salida al exterior.

Desde enero de 2015 está vigente una prohibición temporal sobre la extracción por medios no convencionales de gas y petróleo lo que ha evitado que inicien laborales de fracturación hidráulica en el territorio escocés, pese a que en otras partes del Reino Unido, como en Lancashire y North Yorkshire la técnica se ha autorizado mediante sentencias judiciales, con fundamento en una ley aprobada.

La consulta sobre el fracking sigue al anuncio de los planes del gobierno de presentar una iniciativa ante el Parlamento escocés para descarbonizar el sector eléctrico para el año 2032 y recortar el total de las emisiones escocesas en dos tercios para el año 2030. El objetivo también es que la mitad de las fuentes de energía sean renovables para ese mismo año.

Finalizada esta consulta en el mes de mayo, el gobierno presentará una recomendación al Parlamento escocés a fin de que se vote una iniciativa de ley sobre el tema a finales de año.

Más información theguardian.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, con crédito a miabogadoenlinea.net

Pin It