Cesta Navideña

Esta temporada navideña, debido a una sentencia que el pasado mes de abril emitió la Sala de lo Social del Tribunal Supremo de España, las empresas que tradicionalmente y de forma continuada han dado cestas navideñas a sus empleados, deben seguir entregándolas pues se trata de derechos adquiridos por los trabadores y no de meros obsequios.

El caso que resolvió inició en 2012 con la fusión de dos empresas asturianas, Mecalux y Esmena, que ese año, alegando la difícil situación económica, suprimieron la entrega de las tradicionales cestas navideñas a los trabajadores técnicos y administrativo, aunque las entregaron a los trabajadores del taller.

Los sindicatos llevaron el caso a los tribunales, habiendo ganado la primera instancia, pero perdiendo la segunda ya que el Tribunal Superior de Asturias concedió la razón al patrón, fundamentando su decisión probablemente en una sentencia de 1994 del Tribunal Supremo que estableció en ese año que el beneficio de la canasta navideña era una mera “liberalidad del empresario”.

La decisión esta vez fue diferente pues los magistrados del Tribunal Supremo, aunque no de forma unánime, decidieron que es “patente la voluntad inequívoca de la empresa de la que provienen estos trabajadores, Esmena SL, de conceder ese beneficio a los técnicos y administrativos para equipararles con el disfrute del mismo por el personal del taller”.

La decisión puntualiza que todos los años el Departamento de Recursos Humanos elaboraba la lista de beneficiarios y la remitía al Departamento Comercial, que adquiría el producto y lo enviaba al almacén, informaba al personal que ya estaban dispuestas las cestas y los trabajadores las recogían en el almacén de la empresa.

“Dicho beneficio se hacía constar en la oferta de empleo efectuada por la empresa al personal técnico; este beneficio venía siendo disfrutado desde tiempo inmemorial, de forma persistente –se concedía todos los años- y en las mismas condiciones”, apunta la decisión.

En la sentencia se recuerda que pese a la fusión de las empresas, al ser la entrega de las cestas una condición más beneficiosa, no puede ser suprimida de forma unilateral, ya que Mecalux se subrogó en las relaciones laborales de Esmena SL, lo que le obliga a “respetar las condiciones de las que disfrutaban los trabajadores que prevenían de esta última, hasta tanto no se proceda a la suscripción de un pacto colectivo que sea más favorable o se produzca una modificación sustancial de condiciones de trabajo”.

Así las cosas, si desde “tiempo inmemorial” y de forma continuada se han entregado a los trabajadores cestas navideñas como beneficios laborales, no hay excusa, al menos conforme a esta decisión, para dejar de hacerlo.

Más información elespanol.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, con crédito a miabogadoenlinea.net

Imagen de uccdn.com