Bandera de Sri Lanka

El viernes de la semana pasada, el presidente Sri Lanka, Maithripala Sirisena, derogó un decreto que en 1818 declaró a 19 personas culpables de alta traición, y en su lugar los declaró héroes nacionales. Se trata de rebeldes que se opusieron a la dominación de Sri Lanka, entonces conocida como Ceilán, por parte del gobierno británico.

Este grupo de traidores estuvo liderado por Keppetipola Disawe, que se opuso a la dominación británica que inició en la isla en 1815 y que terminó hasta la independencia de Sri Lanka en 1948. Los brotes de insurgencia aparecieron en 1817 pero rápidamente fueron sofocados por tropas británicas llevadas desde la India, salvo algunas ciudades en donde los rebeldes tomaron control temporal, como en Kandy, que fue la última capital de los reyes singaleses.

Keppetipola Disawe fue capturado en octubre de 1818, cuando él y otros líderes de la rebelión que antes habían trabajador con los británicos, fueron encontrados culpables de alta traición a la corona británica y sentenciados a pena de muerte. Sin embargo, para los singaleses, mayoría étnica en Sri Lanka, Keppetipola Disawe es un héroe.

Tras la ejecución por decapitación, el cráneo de Keppetipola Disawe fue llevado a un museo médico en Edimburgo, Escocia, y solo fue regresado hasta 1954, siendo Sri Lanka independiente, cuando fue declarado héroe y enterrado en un monumento en Kandy.

Sin embargo, no ha sido sino hasta esta semana que se derogó el decreto británico que declaraba a estos rebeldes como traidores y en su lugar nombrados héroes por “haber luchado por la libertad de la patria”. Se trata de un acto que los singaleses han estado cabildeando en Sri Lanka para que todos los decretos británicos semejantes sean revocados y se reconozca como héroes a quienes lucharon en contra de la dominación extranjera.

Más información theguardian.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, con crédito a miabogadoenlinea.net