Bandera del orgullo gay

El pasado lunes Malta se convirtió en el primer país europeo en prohibir las llamadas “terapias de conversión” de personas homosexuales, al haber aprobado su Parlamento una nueva ley que las prohíbe, además de reformas a otra ley que se enfoca en la identidad de género y en los derechos de las personas transgénero.

De esta forma, el Parlamento maltés aprobó la Ley de Afirmación Sexual, Identidad de Género y Expresión de Género, que prohíbe las “terapias de conversión” imponiendo una multa de entre 1,000 y 5,000 euros y hasta cinco meses en prisión “para quienes publiciten, ofrezcan o refieran a un individuo a otra persona que realice” cualquier práctica “cuyo objetivo sea cambiar, reprimir o eliminar la orientación sexual de una persona, identidad de género o expresión de género”. La nueva ley, además, puntualiza que “ninguna orientación sexual, identidad sexual o expresión sexual constituye un desorden, enfermedad o defecto de ninguna manera”.

La aprobación de esta nueva ley, cuya votación fue unánime, está respaldada por la Asociación Maltesa de Psicología, la Asociación Maltesa de Psiquiatría, la Asociación Maltesa de Terapia Familiar y la Asociación Maltesa de Consejeros Profesionales.

En un comunicado de prensa, un vocero de la Asociación Maltesa de Psicología, calificó las llamadas “terapias de conversión” de inhumanas, porque “no solo rechazan a un grupo de individuos sobre bases de prejuicio infundados y falta de tolerancia hacia la diversidad, pero también porque colisiona con el reconocimiento internacional de derechos LGBTIQ; También apoyados por tendencias progresivas para eliminar de las patologías en los manuales de clasificación estadística de salud mental a estos individuos”.

“Como un cuerpo, nosotros promovemos el respeto y equidad para todas las personas y estamos determinados a continuar trabajando para asegurar que todos nuestros clientes puedan gozar de experiencias de terapias seguras como lo merecen”, se concluye en el comunicado.

Paralelo a la aprobación de esta nueva ley, el Parlamento aprobó reformas a la Ley de Identidad de Género, Expresión de Género y Características Sexuales. Una de las reformas reduce la edad legal para que los menores cambien de género sin necesidad de aprobación de los padres ni de peticiones ante tribunales, de los 18 años actuales a 16.

Además, se permite que los ciudadanos no malteses que están en detención obtengan el reconocimiento de cambio de género según su identidad.

Con estas reformas Malta ratifica que, según ha sido clasificado, sigue siendo el país europeo más amistoso con la comunidad LGBT.

Más información maltatoday.com.mt

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, con crédito a miabogadoenlinea.net