Persona sin techo

La nueva administración de la ciudad de Trieste, Italia, está considerando endurecer las reglas y sanciones en materia de mendicidad, sancionando el permanecer sentado en el pavimento durante largo rato o recostarse sobre las bancas públicas, con el objetivo de “detener el declive de la ciudad que alguna vez fue de las primeras en calidad de vida”.

Pierpaolo Roberti, recientemente elegido alcalde de la ciudad, dijo que las reglas que están proponiendo son la respuesta a “cambios en los hábitos sociales” y que ayudarán a reforzar “el orden público, la higiene, la protección del ambiente urbano y la salud de los ciudadanos”.

De esta forma, se pretenden actualizar las reglas de la ciudad vigentes desde 1926 a fin de detener la política de la administración anterior, que, según la nueva, dejó un “legado” de falsos mendigos, estacionamiento ilegal, peleas y prostitución.

Se propone no solo sancionar el quedarse sentado largo tiempo en el piso, sino también acampar en espacios públicos, incluidas plazas, banquetas y cualquier otro sitio “cercano a edificios o monumentos de valor histórico”.

Además de prohibir la mendicidad y elevar las multas que se imponen a las personas que viven en las calles, la administración está proponiendo también sancionar a quienes den limosna en áreas públicas.

Las sanciones también se han endurecido por fumar o beber alcohol en parques públicos.

Las multas varían según el tipo de conducta. Así, pedir limosna, acostarse, sentarse o dormir en el pavimento por largos periodos de tiempo puede terminar en el pago de una multa de entre 150 y 900 euros, mientras que dañar edificios públicos puede resultar en una multa de hasta 10,000 euros más los gastos de limpieza o reparaciones.

Fumar y beber en parques y jardines públicos resultará en una multa de entre 100 y 600 euros, siendo factor para imponer la sanción si había niños presentes.

Por su parte, estacionar en lugar prohibido costará entre 25 y 250 euros.

La propuesta de reglamento todavía debe ser revisada algunas veces más antes de pasar al Consejo de la Ciudad de Trieste para que las apruebe.

Por sancionar el dar limosna a una persona, la propuesta ha sido fuertemente criticada por los opositores a esta administración, que han calificado la iniciativa de “disparates dictatoriales” y de “un asunto de risa si no fuera una preocupación seria”, el querer multar a quienes se sienten en el pavimento mucho tiempo.

Más información thelocal.it

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, con crédito a miabogadoenlinea.net