Fachada de la Corte Penal Internacional en La Haya

El miércoles de la semana pasada, durante la apertura de sesiones de la reunión anual de la Corte Penal Internacional, CPI, Sidiki Kaba, senegalés presidente en turno de la Asamblea de Estados Parte de la CPI, pidió a los africanos que “no se vayan”.

La petición se ha hecho frente a las notificaciones de denuncia del Estatuto de Roma, documento que da origen a la CPI, de Sudáfrica, Burundi y recientemente Gambia. Países como Kenia, Namibia y Uganda han declarado que también están considerando retirarse de la jurisdicción del tribunal penal.

“En una crisis mundial sacudida por extremismo violento…es urgente y necesario defender el ideal de justicia para todos”, declaró durante su discurso de apertura Sidiki Kaba.

Reconoció que la CPI está atravesando un difícil momento y que se han cometido ciertas “injusticias” en las investigaciones presentadas al tribunal, pero ofreció palabras esperanzadoras al decir que ustedes “han sido escuchados”.

La queja de los líderes de los países africanos es que nueve de las diez investigaciones de la CPI se centran en países africanos. La otra investigación es sobre Georgia.

Por su parte, al alto comisionado de los Derechos Humanos de la ONU, Zeid Ra'ad Al Hussein, dijo que “mientras los poderosos pueden estar buscando dejar la Corte, las víctimas piden su compromiso”.

Señaló que por el momento no hay sustituto para la CPI y que en largo plazo “estos estados volverán a medida que la Corte se aceptada por más y más estados”.

“Al denunciar el Estatuto de Roma, los líderes pueden protegerse a sí mismos, pero sería a costa de negar a su gente una forma única de protección”.

“Ahora no es el momento de abandonar el puesto, es el momento de resolver y fortalecerlo”, señaló el alto comisionado, para terminar diciendo: “No traicionen a las víctimas, no a su propia gente…permanezcan con la Corte…es lo mejor que tenemos”.

Durante su intervención, la fiscal general de la CPI; Fatou Bensouda anunció que existen “bases razonables” para creer que tropas del ejército de los Estados Unidos, así como el Talibán y el ejército afgano pudieron haber cometido crímenes de guerra en Afganistán.

En su reporte anual, la fiscal dijo que decidirá de forma inminente si pedir que se abra una investigación formal en Afganistán. De hacerse, el tribunal estará iniciando la investigación más compleja y políticamente controvertida hasta el momento.

Por lo pronto, las notificaciones de salida realizadas por Burundi, Sudáfrica y Gambia empezarán a tener efecto hasta dentro de un año.

Más información Africareview.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, con crédito a miabogadoenlinea.net