Salida de carrera de galgos

El Congreso de Argentina ha aprobado una ley que prohíbe las carreras de galgos en todo país y que castiga con penas de hasta 4 años de cárcel y multas de hasta 80,000 pesos, aproximadamente 5,300 dólares a quien realice, promueva u organice la actividad.

Mientras la legislación era discutida, criadores de galgos y protectores de animales se enfrentaban a las afueras del Congreso, por lo que tuvo que intervenir la policía.

En el interior del Congreso también hubo roces, ya que mientras para algunos las carreras de perros son un negocio, donde la prioridad son las ganancias, no los animales, para otros es una ley anticonstitucional que sanciona con mayor fuerza las carreras de galgos que los accidentes viales o las riñas.

La ley pretende eliminar la práctica de las carreras que para los proteccionistas implica un trato cruel a los animales, que tienen una vida útil de cinco años, para después ser vendidos para la caza donde sufren lesiones, o son abandonados o sacrificados.

Esta ley se impulsó desde hace más de ocho años, ya que hasta el momento no existía legislación que prohibiera esta actividad, siendo lo más cercano la ley penal 14.346 de 1954, que prohíbe las peleas de perros, pero que, sin embargo, sólo aplica una pena máxima de un año, con lo que los responsables no pisan la cárcel.

Según el diario español El País, la prohibición de carreras de perros es una tendencia mundial. En Estados Unidos esta actividad está prohibida en 45 estados. En Inglaterra sólo un estado permite las carreras; también existe un galgódromo en Vietnam y algunos más en Macau, aunque una reciente ley marcó un plazo de 2 años para que se cierren todas las instalaciones en ese país. En Argentina existen al menos 60 canódromos en Buenos Aires, y es una actividad muy extendida en todas las provincias del país.

Las carreras de galgos son una competencia entre varios ejemplares de esta raza de perros. Los partipantes corren detrás de una liebre artificial, a la cual nunca pueden dar alcance, en un circuito ovalado, denominado “canódromo”, hasta llegar a la meta. El primero en llegar, es el ganador. Mientras corren llevan puesto un bozal.

La sociedades protectoras de animales han denunciado que para mejorar el desempeño de los perros son sometidos a tratos crueles: son drogados, reciben estimulación eléctrica, castigos con látigos, etc. Pasan la mayor parte del tiempo en jaulas y se les permite salir solo para entrenar, competir o hacer sus necesidades. Todos estos animales quedan con temblores motores, estresados, entre otros padecimientos. En este estado, son abandonados, o en el peor de los casos sacrificados, por generar un "gasto innecesario".

Más información elpais.com


miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, con crédito a miabogadoenlinea.net