Televisión antigua

El Tribunal Supremo de España condenó a una televisora de Murcia a indemnizar con 25,000 euros a una mujer por haber revelado su nombre de pila, rostro y lugar donde sucedieron los hechos, al cubrir noticias sobre violencia doméstica, vulnerando de esta forma su derecho a la intimidad y a la imagen.

El reportaje de Radiotelevisión de la Región de Murcia (RTRM), fue transmitido el 16 de junio de 2009. Las imágenes y relatos de los sucesos se obtuvieron durante una audiencia pública del juicio oral que seguía esta mujer en contra de su ex pareja por el delito de malos tratos, es decir, por violencia doméstica.

La mujer presentó una demanda en contra de la televisora, pero la misma fue desechada por el Juzgado de Primera Instancia número 10 y por la Audiencia de Murcia, bajo el argumento de que la información se obtuvo de una audiencia pública y que, pese a que la ley permite que el juez declare cerradas las audiencias en casos de violencia doméstica, ni la mujer lo solicitó ni el juez ordenó que, como se dispone en la Ley de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género, “las vistas se desarrollen a puerta cerrada y que las actuaciones sean reservadas".

La Sala de lo Civil del Tribunal Supremo, concluyó que, pese a que no se solicitó que la audiencia fuera cerrada, la televisora tenía responsabilidad de valorar el daño que la divulgación de la información podía infligir a la mujer.

"La cadena de televisión demandada debió actuar con la prudencia del profesional diligente y evitar la emisión de imágenes que representaban a la recurrente en primer plano, bien absteniéndose de emitir las correspondientes tomas, bien utilizando procedimientos técnicos para difuminar sus rasgos e impedir su reconocimiento. De igual modo, también debió evitar la mención de su nombre de pila, porque este dato, insuficiente por sí solo para constituir intromisión ilegítima, pasó a ser relevante al pronunciarse en pantalla simultáneamente con la imagen de la demandante y añadirse la mención de su localidad de residencia, datos todos ellos innecesarios para la esencia del contenido de la información, como demuestran las noticias sobre el mismo juicio publicadas al día siguiente en otros medios", concluyó el Tribunal Supremo.

Una interesante decisión que pide a los medios actuar “con la prudencia del profesional diligente”, un consejo que en México también debería ser escuchado.

Más información elpais.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, con crédito a miabogadoenlinea.net