La chimpancé Cecilia en su jaula

En concordancia con la sentencia emitida a favor del orangután Sandra, en la que se le reconoce como un sujeto de derechos no humano el Tercer Juzgado de Garantías de la Ciudad de Mendoza, en Argentina, ha dictado una sentencia en la que se declara a la chimpancé Cecilia “sujeto de derecho no humano”, con lo que podría ser trasladada a un santuario en Brasil.

La Asociación de Funcionarios y Abogados por los Derechos de los Animales (Afada) interpuso un habeas corpus en favor de Cecilia, una chimpancé que desde hace más de un año vive completamente sola ya que sus compañeros murieron, para que fuera liberada y trasladada a un santuario en Brasil, a lo que la Fiscalía de Estado rechazó la petición entendiendo que la acción de habeas corpus interpuesta “no es procedente, ya que se trata una garantía que defiende la libertad física de las personas, y no considera que pueda extenderse la misma protección a los animales, ya que implicaría igualarlos ante la ley a los seres humanos”.

La juez no coincidió con la opinión de la fiscalía y consideró que brindar protección a Cecilia es proteger el patrimonio cultural de la comunidad.

En cuanto a que si el recurso de habeas corpus puede extenderse a los animales, la juzgadora concluye que al no existir una normativa local o nacional que “contemplen específicamente una vía procesal para evaluar la situación de animales en estado de encierro en establecimientos zoológicos o de cualquier condición de encierro en contrario a las necesidades básicas y al hábitat natural del animal de que se trate…la acción de habeas corpus es la vía procedente ajustándose la interpretación y la decisión que recaiga a la situación específica de un animal privado de sus derechos esenciales en tanto éstos están representados  por las necesidades y condiciones esenciales de la existencia del animal”.

“Así las cosas, la acción de habeas corpus, en el caso que nos ocupa, ha de ajustarse estrictamente a preservar el derecho de Cecilia a vivir en un medio ambiente y en las condiciones propias de su especie” resume la juzgadora.

En los considerandos de la sentencia se destaca que “es innegable que los grandes simios, entre los que se encuentra el chimpancé, son seres sintientes por ello son sujetos de derechos no humanos... El chimpancé no es una cosa, no es un objeto del cual se puede disponer como se dispone de un automóvil o un inmueble. Los grandes simios son sujetos de derecho con capacidad de derecho e incapaces de hecho, en tanto, se encuentra ampliamente corroborado según la prueba producida en el presente caso, que los chimpancés alcanzan la capacidad intelectiva de un niño de 4 años”.

Y destaca que un ejemplo es la legislación sobre el maltrato animal que implica la fuerte presunción de que los animales “sienten” ese maltrato y de que ese sufrimiento debe ser evitado, y en caso de producido debe ser castigado por la ley penal.

En el delito de maltrato animal el bien jurídico protegido es el derecho del animal a no ser objeto de la crueldad humana, lo que implica que el animal no es una cosa, no es un semoviente sino un ser vivo sintiente. La conclusión entonces, no es otra que los animales son sujetos de derecho, que poseen derechos fundamentales que no deben ser vulnerados, por cuanto detentan habilidades metacognitivas y emociones señaladas en los párrafos que anteceden.

También se destaca la Declaración Universal de los Derechos Animales, elaborada en el año 1977 por la UNESCO, y aprobada por la Organización de las Naciones Unidas, que reconoce a los animales derechos y, específicamente en su artículo 4 prevé: “a) Todo animal perteneciente a una especie salvaje, tiene derecho a vivir libre en su propio ambiente natural, terrestre, aéreo o acuático y a reproducirse. b) Toda privación de libertad, incluso aquella que tenga fines educativos, es contraria a este derecho.”

Con esta sentencia, se declara a la chimpancé Cecilia, actualmente alojada en el zoológico de la Provincia de Mendoza, sujeto de derecho no humano y deberá ser trasladada al Santuario de Sorocaba, ubicado en la República del Brasil “antes del inicio del otoño, conforme lo acordado por las partes”.

La sentencia invita a recordar distintas reflexiones, entre ellas, “La grandeza de una nación y su progreso moral puede ser juzgada por la forma en que sus animales son tratados.” (Gandhi)

Esperemos que Cecilia si pueda ser trasladada ya que Sandra la orangután no podrá ser trasladada debido a sus dos décadas de cautiverio.

Más información derechoanimal.info

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, con crédito a miabogadoenlinea.net