Billetes de dólar y tarjeta de crédito

La fiscalía de Ginebra, Suiza, anunció la semana pasada que han iniciado una investigación de lavado de dinero en contra del vicepresidente de Guinea Ecuatorial, Teodorín Obiang, quien es hijo del presidente en funciones desde 1979, Teodoro Obiang. De esta forma se abre un nuevo frente legal en contra de este personaje, quien enfrenta proceso penal por causas similares en Francia.

Si bien las autoridades ginebrinas no dieron muchos detalles sobre la investigación, el vocero Vincent Derouand, señaló que como como parte de las mismas le han confiscado 11 vehículos a Obiang. De acuerdo con el sitio de noticias L'Hebdo, entre estos carros hay un Porsche 918 Spyder valuado en 750,000 euros y un Bugatti Veyron que se vende por millones de euros.

En 2012, derivado de una denuncia, las autoridades francesas hicieron un operativo similar en el que catearon la mansión de los Obiang en la exclusiva Avenue Foch de París, embargando el inmueble y decomisando otras propiedades encontradas como una flotilla de autos de lujo que incluían dos Bugatti Veyron y un Rolls-Royce Phantom.

También se llevaron camiones de mudanza llenos de valiosos objetos como diversas obras de arte, un reloj de 4,2 millones de dólares y varias botellas de vino valuadas en miles de euros por botella.

En los Estados Unidos también le fueron decomisados bienes por valor de 30 millones de dólares, entre ellos una mansión en Malibú, California, y algunos artículos que pertenecieron a Michael Jackson, como el guante con incrustaciones de cristal de la gira BAD, por el que Obiang pagó casi medio millón de dólares.

En ese caso, Teodorín Obiang, perseguido por “malversación y extorsión incesantes”, llegó a un acuerdo con el Departamento de Justicia en 2014 para detener la causa legal.

En el caso de Francia, acudió ante la Corte Internacional de Justicia para que, alegando inmunidad diplomática por su cargo en el gobierno, se detuviera el proceso legal en su contra.

En años recientes, Guinea Ecuatorial, ex colonia española localizada entre Camerún y Gabón, se ha convertido en el tercer mayor productor de petróleo de África Subsahariana, industria de la que procede más el 70 por ciento de los ingresos del país. Se trata de una riqueza que no ha llegado a todos ya que, si bien el ingreso nacional per cápita es de más de 10,000 dólares para la población de menos de un millón de personas, más de la mitad vive con menos de 2 dólares al día.

En 2014 el país quedó en el lugar 144 del Índice de Desarrollo Humano y de acuerdo con cifras de la ONU menos de la mitad de la población tiene acceso a agua potable y el 20 por ciento de los niños mueren antes de cumplir los cinco años de edad.

Más información thelocal.ch

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, con crédito a miabogadoenlinea.net