Personas con bandera de Noruega

En la lucha por la reducción del calentamiento global y el derecho a un medio ambiente sano, un grupo de organizaciones juveniles, nativas y ecológicas, entre ellas Greenpeace, han presentado una nueva demanda, ahora en contra del gobierno de Noruega por haber autorizado la exploración petrolera en el Mar de Barents en el Océano Ártico.

La demanda fue presentada ante los tribunales de Oslo por organizaciones como Nature and Youth, Greenpeace y por el reputado profesor e investigador estadounidense James Hansen y en ella se acusa al gobierno conservador de la primera ministra Erna Solberg de estar infringiendo el artículo 112 de la Constitución noruega, reformado en 2014, y que establece lo siguiente: “Cada persona tienen el derecho a un medio ambiente que sea propicio para la salud y a un medio ambiente natural cuya productividad y diversidad sea mantenida. Los recursos naturales deben ser administrados sobre las bases de consideraciones integrales de largo plazo por lo que este derecho será salvaguardado para futuras generaciones”.

De esta forma se está recurriendo la decisión del gobierno de permitir a 13 compañías petroleras, incluidas Statoil, Chevron y Aker BP la exploración petrolera en Mar de Barents, en el punto más al norte proyectado hasta el momento.

Desde que el artículo constitucional fue reformado, esta es la primera vez que es invocado ante los tribunales. “El artículo constitucional es territorio inexplorado, pero nuestros abogados consideran que tienen un caso muy fuerte. Los fundamentos fácticos están ahí. La pregunta es cómo la corte resolverá según los hechos”, declaró sobre la demanda Truls Gulowsen, director de Greenpeace en Noruega.

Por su parte, la abogada Ingrid Skjoldværfrom, del grupo Nature and Youth, añadió: “Argumentaremos en el tribunal que el gobierno de Noruega tiene la obligación de mantener sus promesas sobre el clima e invocaremos el derecho de las personas a un medio ambiente sano para nosotros y para las generaciones futuras. ¡Esto es El Pueblo vs. Petróleo del Ártico!”

James Hansen, en una carta enviada a la primera ministra noruega, de la cual obtuvo copia el periódico británico The Guradian, compara a Noruega con un “estado climático agresor”.

“No voy a medir mis palabras, señora Solberg”, escribe el científico. “Las acciones de su gobierno están ultimadamente en contradicción con el consenso científico que sostiene el Acuerdo de París. Noruega parece empeñado en sabotear el acuerdo incluso antes de que entre en vigor”.

En entrevista para el citado diario, James Hansen dijo: “Noruega no es tan verde. Está quemando 70 por ciento más combustibles fósiles que Suecia, y está extrayendo 20 veces más combustibles fósiles que lo que necesita para su propio uso. Está usando eso para crear riqueza, pero eventualmente tendrá que decidir: ¿Quiere ser un estado agresor u obedecer las leyes?”.

Desde hace algunos años la lucha en contra del cambio climático también se empezó a librar en los tribunales. Así, por ejemplo, en junio de 2015 una corte en La Haya, Países Bajos, falló inesperadamente en contra del gobierno neerlandés al estimar que no está haciendo lo suficiente para evitar el cambio climático y le ordenó reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en por lo menos en 25 por ciento para el año 2020 comparado con las emisiones de 1990.

En septiembre de 2015 la Corte Suprema del Reino Unido convocó a un ciclo de conferencias sobre el cambio climático y el estado de derecho, durante las cuales el catedrático del King’s College de Londres, Philippe Sands, propuso llevar ante la Corte Internacional de Justicia, CIJ, los casos sobre el tema, considerando que un fallo en el que se dirima la disputa con quienes niegan el cambio climático tendrá más peso en la opinión pública y ayudará en casos legales futuros en materia de cambio climático.

La presentada en Noruega es solo otra de las demandas en contra de los gobiernos por poner en riesgo la salud de los habitantes y negarles el derecho a un medio ambiente sano con decisiones administrativas que toman evitando detener el cambio climático.

Más información theguardian.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, con crédito a miabogadoenlinea.net