"En los quince años que llevo jugando al baloncesto profesional, es la primera vez que alguien me sugiere que no puedo licenciar mi imagen sin el permiso de aquellos que hicieron mis tatuajes” declaró James Le Bron al rendir testimonio en la demanda multimillonaria por la reproducción de tatuajes en la serie de videojuegos NBA 2K.

Pese a que la Suprema Corte de Filipinas ratificó el 1º de agosto una sentencia condenatoria al artista y activista Carlos Celdrán, sus posibilidades de evitar ir a prisión aumentaron después de que el fiscal general del país se pusiera de su parte.

Por tercera vez, el líder de Aerosmith, Steven Tyler, envió la semana pasada una carta de cese y desistimiento a Donald Trump después de que se tocara "Livin 'on the Edge" en un mitin el martes 21 de agosto en el Charleston Civic Center en Charleston, West Virginia. En 2015 Tyler envió al entonces candidato Trump dos cartas exigiendo que dejara de tocar "Dream On" en sus eventos.

El productor musical Damon Thomas afirma que su socio lo sacó de la compañía que fundaron, Underdog Entertainment, para dejarlo fuera del proyecto Sing! y está demandando por incumplimiento de contrato, fraude y difamación.

Un juez federal en California rechazó la solicitud de juicio sumario presentada por Katy Perry y otros compositores, incluido Lukasz "Dr. Luke" Gottwald, en la demanda en su contra por presuntamente violar derechos de autor para crear la canción Dark Horse.

El Tribunal Superior de Londres negó esta semana el derecho a la BBC de apelar la sentencia que en julio pasado condenó a esa empresa de comunicaciones a compensar por difamación al cantante Cliff Richard. La BBC anunció que no apelará la decisión.

Disney afirma que los herederos de Michael Jackson son “demasiado apasionados” en relación con los derechos de autor de la obra del artista, al presentar una respuesta a la demanda por derechos de autor sobre el documental de dos horas The Last Days of Michael Jackson, que utilizó extractos de This Is It y otras obras, incluidos videos musicales para Thriller y Black and White.

En octubre del año pasado, Disney y varias de sus subsidiarias iniciaron una demanda de juicio sumario en contra de Nick Sarelli, operador de una empresa llamada Characters for Hire, LLC., por utilizar sus personajes sin licencia para animar fiestas infantiles, pero el juez ha negado su solicitud.

Después de una queja generalizada de los “gamers”, jugadores de videojuegos alemanes por la censura en Wolfenstein II, el organismo regulador de los videojuegos ha dicho que los mismos podrían quedar exceptuados de la prohibición de usar símbolos y referencias al nazismo.