El pasado 31 de marzo finalizó la exhibición fotográfica de Mathilde Grafström en la concurrida avenida Nytorv de Copenhague, Dinamarca, que muestra los cuerpos de varias mujeres desnudas. Lograr la exhibición fue un largo camino que recorrió la artista tras años de censura por parte de las autoridades.

 

Travis McCrea, el ex líder del Partido Pirata de Canadá, ha sido demandado en Texas por el autor John Van Stry por violar sus derechos de autor al distribuir a través de un sitio llamado ebook.bike una edición en eBook de sus obras, sin autorización.

 

Ya demandaron a Ferrari y ahora los herederos de Steve McQueen han decidido demandar a Tom Ford por utilizar el nombre del actor para publicitar sus cardigans, destacando que el diseñador está tratando de capitalizar su fama.

 

Ante el Tribunal Mercantil de Londres, este 2 de abril ha dado inicio el proceso que la casa de subastas de objetos de arte Sotheby’s sigue en contra del corredor de arte británico Mark Weiss por el reembolso que hizo de una obra atribuida al pintor flamenco Frans Hals y que se reputa como una falsificación.

 

La National Press Photographers Association, junto con Associated Press, The New York Times, Los Angeles Times y otros doce medios han decidido oponerse públicamente a las políticas en materia fotográfica establecidas por Ariana Grande para su próxima gira Sweetener Tour.

 

El Consejo de Derechos Humanos de la Organización de las Naciones Unidas decidió apoyar a la atleta sudafricana de 28 años Semenya Catser en contra de las reglas que la Asociación Internacional de Federaciones de Atletismo; IAAF por sus siglas en inglés, pretende imponer respecto de atletas con diferencias de desarrollo sexual.

 

El pasado 21 de enero durante un fuerte temporal, la avioneta en que viajaba el futbolista argentino Emiliano sala, cayó en el Canal de la Mancha, cerca de Guernesey, y sus dos ocupantes fallecieron. Ahora, el club de fútbol Cardiff City está intentando zafarse del acuerdo de compra del delantero.

 

Netflix enfrenta una demanda por supuestas violaciones a una marca en su éxito Black Mirror: Bandersnatch, argumentando que la idea de que los lectores o espectadores guíen una historia a través de sus propias decisiones no está protegida por la legislación sobre marcas.

 

La Suprema Corte de los Estados Unidos se ha negado a revisar el caso presentado por tres herederos en contra de la Galería Nacional de Londres por la propiedad de un cuadro pintado por Henri Matisse en 1908.