En una acción inusitada en el medio artístico, Alejandro Fernández presentó una querella en contra de SonyMusic por violaciones a sus derechos de autor, imagen y nombre artístico con reserva de derechos, llamada comúnmente piratería, al sacar a la venta el disco Clásicos a mi Manera y promocionar otro llamado Diferente que saldría a la venta el 15 de septiembre. Lo anterior en vista de que la relación entre el artista y la disquera concluyó meses atrás.

 

La Unidad en Delitos contra la Propiedad Industrial y Derechos de Autor de la PGR, procedió a incautar discos  y documentos tanto en las oficinas de la disquera como en su bodega, así como los masters de estas producciones discográficas.

 

Estos delitos están calificados como graves por lo que no se tiene derecho a libertad bajo fianza, así que es posible que en los próximos días existan detenidos.

 

Corresponderá al juez determinar si existe esta violación o si la empresa aun tiene derechos sobre las canciones grabadas por Fernández cuando estaba vigente su contrato con Sony.

 

Fuente Milenio

www.miabogadoenlinea.net