El Daily Mail de la Gran Bretaña dio a conocer que la Duquesa de York, Sarah Ferguson, quien estuviera casada con el Príncipe Andrés, tiene tres demandas judiciales en proceso por no haber pagado sus cuentas.

Según se informa, está siendo demandada por una empresa de consultoría contable, un despacho de abogados y una empresa de fotografías a quienes en conjunto debe unos $36,000 dólares. Según el tabloide, las demandas se han interpuesto porque no hubo acuerdo de pago con la Duquesa pese a las requisiciones de pago.

 

Un vocero de Ferguson declaró que no existen problemas en sus finanzas pero el que haya sido demandada recuerda la década de los noventa en que se vio envuelta en problemas de dinero previo a la obtención del millonario contrato con WeightWatchers, como imagen de la compañía.

El contrato con la empresa de comida dietética finalizó en el 2007 y por eso se piensa que la Duquesa ha tenido problemas financieros para sostener su ritmo de vida, pero se ha sabido que posee otro tipo de acuerdos en puerta que podrían suplir los dos millones de libras que dejó de percibir tras la finalización del contrato con WeightWatchers.

Quien no debe estar feliz con esta noticia es la Reina Isabel quien otra vez es testigo de los escándalos en que su familia se ve envuelta, pues aunque ella ya no es su nuera, es la madre de sus nietas las princesas de York Beatriz y Eugenia.

Fuente Daily Mail

www.miabogadoenlinea.net