Palanca Cherokee

El pasado jueves, tres personas presentaron una demanda de acción colectiva en contra de Fiat Chrysler Automobiles (FCA), el fabricante de Jeep, en la que afirman que la palanca de cambios de un modelo de esta línea, es “peligrosamente defectuosa” y es la causa de la muerte del actor de Star Trek,  Anton Yelchin, y de otros 312 incidentes más que se han presentado hasta ahora.

En la demanda se afirma que una de las “características más básicas de seguridad en un automóvil es el engranaje de la caja de cambios, que hace que un coche inmóvil permanezca inmóvil, a menos y hasta que el operador del vehículo quiera que este se mueva. FCA US LLC ("FCA") rompió esta regla básica" afirma la denuncia.

Según los demandantes, FCA sustituyó la palanca de velocidades que había estado utilizando por una palanca electrónica fabricada por ZF Friedrichshafen AG para algunos de sus modelos. La característica de esta palanca es que la palanca regresa a su posición original cuando se hacen los cambios, a diferencia de otras palancas que cambian de posición, además de que el espacio que recorren entre cambio y cambio es muy inferior al que recorren otro tipo de palancas. Esta característica, se explica en la demanda, no permite al conductor distinguir adecuadamente con ninguna señal táctil que el vehículo está estacionado con seguridad.

A mediados del año pasado the National Highway Traffic Safety Agency (NHTSA) inició una investigación sobre estos equipos preliminarmente en 400,000 vehículos Jeep Grand Cherokee, después de que algunos propietarios se quejaron de que el vehículo se había desplazado a pesar de que estaba en la posición de estacionado o parking.

La Agencia concluyó que el problema se debe al confuso diseño de la palanca de velocidades que no indica adecuadamente a los conductores que no han colocado el vehículo en la posición de estacionado.

Aunque la palanca presenta las tradicionales letras PRNDL, en la operación, la palanca funciona más como un joystick de un videojuego, volviendo a su posición central, una vez que se ha seleccionado la posición deseada.

En las pruebas, la NHTSA encontró que la operación de la palanca de cambios electrónica no es "intuitiva" y ofrece "una pobre retroalimentación táctil y visual al conductor, aumentando las posibilidades de seleccionar una marcha no deseada”.

El diseño de la palanca de velocidades exige del conductor un mayor grado de concentración que una palanca tradicional, por lo que las personas que han utilizado durante años ese tipo de equipo, probablemente no piensen conscientemente el acto de hacer el cambio, convirtiéndose en un movimiento involuntario que no se ajusta a la nueva palanca.

En la demanda señalan que hasta ahora FCA se ha limitado a mandar una carta a sus clientes describiendo el defecto de diseño de la palanca, pero no han tomado ninguna otra medida para corregirlo.

La "demora irrazonable de FCA para arreglar el defecto y su carta de advertencia obviamente ha sido muy poco, y una reacción tardía para el Sr. Yelchin y casi 1 millón de vehículos con la palanca de cambios defectuosa en los estacionamientos y garajes de sus incautos propietarios”, se plantea en la documentación legal presentada a tribunales.

La demanda señala que una indemnización por daños sería superior a los 5 millones de dólares, pero la cifra podría aumentar. Además se pretende que la compañía sustituya las palancas o instale un sistema que coloque automáticamente el vehículo en parking si el conductor abre la puerta y libera el freno.

Los demandantes acusan a FCA de incumplimiento de contrato, competencia desleal, publicidad engañosa y enriquecimiento injusto, entre otras cosas.

Más información en hollywoodreporter.com/thr-esq


miabogadoenlinea.net


Se permite la reproducción total o parcial con crédito a miabogadoenlinea.net