Imprimir

 

La noticia del día en el mundo del espectáculo es la paternidad de Ricky Martin. Resulta que es el padre de niños gemelos.

No debería sonar muy extraño en vista de que recientemente muchos famosos han tenido hijos como Jessica Alba, Salma Hayek o Tom Cruise y Katie Holmes.

Lo interesante del caso es que Ricky Martin es padre soltero ya que decidió contratar un “vientre” que llevara el embarazo. Suena rarísimo, pero se trata de un caso aislado.

La subrogación de madres es el método por el cual implantan un óvulo fertilizado en el vientre de una mujer que no proporcionó el óvulo, de tal manera que solo sirve de incubadora durante nueve meses, al término de los cuales debe entregar el bebé a sus padres biológicos, es decir, a los dueños de ese óvulo y ese espermatozoide que dieron origen a esa nueva vida.

En algunos casos se lleva a cabo esta subrogación entre madres e hijas, como el reciente caso de una abuela japonesa de 61 años que mediante este sistema dio a luz a su propio nieto. Pero en otros casos se trata de un contrato mercantil en donde se alquila el vientre a cambio de un precio que las partes fijan. Supongo que es el caso de Martin.

¿Es legal? No del todo, pero tampoco podemos decir que sea ilegal. Es uno de esos casos no legislados y que sin embargo suceden a diario.

En el derecho mexicano se reconoce que la madre de un niño es aquella que lo parió. De tal manera que si se llegara a firmar un contrato mercantil, no podría hacerse exigible ante Tribunales si la madre subrogada decidiera a última hora no entregar al menor.

En Estados Unidos tiene una regulación diferente, pero son casos muy complicados ya que no se han puesto de acuerdo en determinar quién es realmente la madre de los niños: la que donó el óvulo o la que prestó la barriga.

El caso de Ricky Martin, parecido al de Michael Jackson y su hijo Blanket (el que presentó a la prensa sacándolo por el balcón en Berlín ¿te acuerdas?), es más complicado, ya que en este caso una mujer que desconocemos donó el óvulo, otra el vientre y lo único que pudiera ser cierto es el cantante proveyó el espermatozoide. Es más, el comercio de órganos es de tal envergadura que probablemente la “madre biológica”, es decir, la donadora del óvulo, no tenga ni idea que es madre, porque puede ser que el cantante haya escogido su óvulo a partir de un catálogo. ¡Como comprar un par de zapatos!

Cuándo los niños crezcan ¿a quién van a llamar mamá? Probablemente a nadie, o quizá a su papá o tal vez a la pareja del momento del cantante (hombre o mujer, quien sabe). El caso es que tienen dos madres y sin embargo, ninguna de ellas los quiso lo suficiente como para criarlos y ganarse el título de Mamá.

 Parecería que esto de tener hijos, y que además sean gemelos, es una moda en el medio del espectáculo. “Casualmente” han aumentado los partos gemelares: Angelina Jolie y Brad Pitt, JLo y Mark Anthony, Julia Roberts y su marido y ahora Ricky Martin y … ¡Ricky Martin!

Todas esas historias sobre la fabricación de seres humanos como la película de Gattaca o la novela de Un Mundo Feliz, nos están alcanzando. Y pensar que Aldous Huxley cuando escribió su novela lo hizo deseando que todo fuera una ficción.

Es un tema tan complicado desde el punto de vista del derecho, que vale la pena que lo sigamos estudiando e investigando.

Fuente Comcast.net