Imprimir

El mundo del cine se estremeció en la década de los años 60 cuando Charles Manson y un grupo de mujeres que lo seguían asesinaron a la esposa de Roman Polanski, Sharon Tate, quien al momento del homicidio que ocurrió en su propia casa estaba embarazada.

 

Charles Manson fue detenido, juzgado y sentenciado mientras una de sus seguidoras, Lynette Fromme abogaba por la liberación de su líder. Y en una demostración de apoyo a Manson, Lynette apuntó con una pistola calibre .45 al entonces presidente Gerald Ford, con lo que cometió el grave delito de atentar contra un presidente. Se comprobó que el arma no estaba preparada para disparar, pero el hecho de portarla, de apuntarle al presidente y de llevar municiones fue suficiente para declararla culpable.

 

Lynette fue sentenciada a cadena perpetua, pero el 14 de agosto pasado fue puesta en libertad debido a su buena conducta, eso sí, tras cumplir quince meses adicionales por un intento de fuga en 1987.

 

Esta mujer cumplió sus últimos años de prisión en una institución para enfermos mentales y sale libre a los 60 años a un mundo diferente, en donde Gerald Ford, el presidente a quien atacó ya falleció y donde Roman Polanski es prófugo de la justicia estadounidense.

 

Sin embargo, sale a encontrar que Charles Manson sigue en prisión tras habérsele conmutado su pena de muerte por cadena perpetua tras la abolición de la pena de muerte y quien tendrá derecho a la libertad condicional hasta el 2012 cuando tenga 78 años.

 

Fuente El País 

miabogadoenlinea.net