Una corte federal de los estados Unidos falló este martes en contra del millonario chino nacionalizado estadounidense, Benjamin Wey, por acoso, represalias y difamación en contra de una ex empleada de nacionalidad sueca, Hanna Bouveng, y le ordenó compensarla con 2 millones de dólares más 16 millones de dólares como daños punitivos, sumando un monto total de 18 millones de dólares.

De acuerdo con las declaraciones de Hanna Bouveng, Benjamin Wey, CEO del grupo financiero New York Global Group, usó su poder y posición para coaccionarla a tener relaciones sexuales con él cuatro veces mientras ella fue su empleada. Relató que él la despidió seis meses después cuando supo que ella tenía un novio, un hombre al que él encontró en el departamento de la joven de 25 años en Tribeca, Nueva York, cuya renta de 3,200 dólares mensuales él ayudaba a pagar.

No contento con haberla despedido, Hanna Bouveng argumentó que él la calificó de “callejera”, “mujer perdida” y “extorsionadora” en su blog y que incluso se presentó en el café donde ella trabajaba en Estocolmo para seguir acosándola. “El mensaje era: ‘A dónde vayas, no importa lo que hagas, yo voy a encontrarte y voy a atraparte’”, según declaró durante el juicio el abogado de la joven sueca, David Ratner.

Durante el caso la parte acusadora estableció que él la acosó sexualmente por razones de negocio, cuando pretendía usar los contactos de ella, cuya madre es propietaria de una fábrica de aluminio en Suecia, para comprar una aseguradora sueca.

Glen Colton, abogado del millonario de origen chino defendió el caso diciendo que su cliente no tuvo relaciones sexuales con la mujer y que fue la vida parrandera de ella lo que la llevó al despido, mostrando embarazosas fotografías obtenidas del perfil de ella en Facebook. Argumentó que tras el despido ella intentó extorsionar a Wey y que finalmente decidió contratar al abogado, perpetuando la mentira.

El abogado Colton reconoció que su defendido cometió errores como escribir sobre ella en su blog: “¿Escribió malos artículos tras los hechos? ¿Eran repugnantes? Sí, eran repugnantes”.

Sin embargo el jurado creyó más la versión de los hechos de ella y condenó por acoso, difamación y toma de represalias al financiero quien ahora deberá desembolsar 18 millones de dólares a favor de su ex empleada.

Se desconoce si él apelará el veredicto.

Más información Money.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, con crédito a miabogadoenlinea.net