Take Two Interactive, corporativo de Rockstar Games, compañía que creó y comercializa el polémico videojuego Grand Theft Auto, presentó una demanda en contra de la British Broadcasting Company, BBC, por infringir su marca en la producción de una película que narra pormenores de la creación del citado videojuego y que es protagonizada por Daniel Radcliffe.

De acuerdo con un comunicado de prensa, la empresa tiene el deber de proteger su marca y al no haber llegado a ningún acuerdo satisfactorio con la BBC, “necesariamente” ha tenido que emprender acción legal.

El meollo del asunto es la producción de la película basada en el libro Jacked: The Outlaw Story of Grand Theft Auto, que narra “la turbulenta y poco conocida historia de los muy ambiciosos creadores de Grand Theft Auto, Rockstar Games, la creación y evolución de la franquicia y la reacción cultural y política que ha provocado”, de acuerdo con Amazon.com

La película de la BBC se centra en los enfrentamientos entre Sam Houser, el británico cofundador de la empresa, y el abogado y activista cristiano Jack Thompson que se manifestó en contra del videojuego por sus escenas con alto contenido de violencia y sexo. Pese a tener el título de abogado, Thompson fue expulsado del Colegio de Abogados de Florida en julio de 2008 por conducta inapropiada, incluyendo falsos testimonios ante los tribunales y conducta despectiva y humillante hacia los litigantes.

En la película de la BBC, que lleva por título Game Changer y está siendo dirigida por Owen Harris, Sam Houser es personificado por Daniel Radcliffe y Jack Thompson por Bill Paxton.

“Nuestro propósito es asegurar que no se dé mal uso a nuestras marcas en la búsqueda de la BBC de representar de forma no oficial supuestos eventos relacionados con Rockstar Games”, señala Take Two Interactive en el comunicado de prensa, aclarando que Rockstar Games no está involucrada de ninguna manera en el proyecto de la BBC.

Grand Theft Auto ha sido ampliamente criticado por permitir que los jugadores se comporten como criminales, cometiendo secuestros y homicidios, además de que secretamente se incluyó un mini juego en el que los jugadores que logran activarlo pueden tener relaciones sexuales animadas.

En su enfrentamiento, Jack Thompson decía que podía demostrar un nexo entre el jugar Grand Theft Auto y la comisión de delitos y aunque en varias ocasiones intentó demandar a Rockstar Games, sus peticiones fueron rachadas en las cortes por falta de méritos.

Sobre esta demanda la BBC comentó que “no comenta sobre asuntos legales”.

Más información BBC.co.uk

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, con crédito a miabogadoenlinea.net