Logo de la AFE

La penúltima jornada de la Liga de Primera División a disputarse los días 16 y 17 de mayo está en riesgo si la Asociación de Futbolistas Españoles decide irse a la huelga en protesta por la aprobación de un Real Decreto Ley de medidas urgentes en relación con la comercialización de los derechos de explotación de contenidos audiovisuales de las competiciones de fútbol profesional.

En España los derechos de transmisión de los partidos de futbol se venían negociando en forma individual, es decir el equipo local negociaba con las empresas televisoras la transmisión del partido con el consentimiento del equipo visitante.

Con este Real Decreto ahoradeberán  ser  negociados por las entidades organizadoras, es decir,  la Liga Nacional de Fútbol Profesional en el caso del Campeonato Nacional de Liga de Primera y Segunda División, y la Real Federación Española de Fútbol respecto de la Copa de S.M. el Rey y la Supercopa de España.

Los ingresos se distribuirán en forma equitativa entre la Primera y Segunda División del Fútbol según los resultados obtenidos y lo que recauden en taquilla y “la aportación relativa en la generación de recursos por la comercialización de las retransmisiones televisivas”.

El gobierno español espera que con este sistema los ingresos de los equipos mejoren y por tanto los ingresos que se generan para el estado.

El problema para la AFE es que 90% de los ingresos se asignará a los clubes y entidades participantes en la Primera División del Campeonato Nacional de Liga y el 10% restante a los clubes y entidades de la Segunda División, además de que no aparecen garantías salariales para los futbolistas y se ha dado "todo el poder a los empresarios" ya que se ha aprovechado este Real Decreto para "modificar" la Ley del Deporte.

También se rumora que los jugadores podrían intentar ir a la huelga para presionar a la Agencia Tributaria española que modificó la política aplicable a los derechos de imagen de los futbolistas para considerar estos como parte de su sueldo, lo que implica pagar más impuestos.

Por otra parte, la Agencia Tributaria quiere que las comisiones de los agentes por el traspaso de un futbolista, que suelen alcanzar el 15% de la transferencia, no las paguen directamente los clubes, sino que éstos las ingresen a los futbolistas y, en último término, los jugadores se las abonen a sus representantes. Los jugadores se oponen y prefieren que se mantenga el actual sistema, ya que en las negociaciones los pagos a los futbolistas se tasan en cantidades netas, libres de cualquier cargo adicional incluyendo impuestos.

Más información en elpais.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción total o parcial con crédito a miabogadoenlinea.net